La concejala de Gestión de Recursos del Ayuntamiento de València, Lluïsa Notario, ha hecho balance este miércoles de las inversiones en alumbrado público que acometerá el consistorio procedentes de los presupuestos participativos de este año, que sumarán un total de 1.543.431 euros en inversión. “El cambio a un alumbrado eficiente, sostenible y no intrusivo es una de las grandes transformaciones que está experimentado la ciudad en los últimos siete años y los vecinos y vecinas de València, de forma muy clara, quieren continuar con esta mejora, que es fundamental para su calidad de vida” ha señalado Notario como responsable del alumbrado público de la ciudad.

Según ha detallado, todas las propuestas hechas y votadas en los presupuestos participativos supondrán intervenciones en el alumbrado público de nueve distritos (Benicalap, Algirós, Benimaclet, Ciutat Vella, la Saïdia, l´Olivereta, Patraix, Poblats Maritims y Rascanya) y dos pueblos (Borbotó y Castellar-l’Oliveral).

Notario ha puesto en valor que “de forma mayoritaria las inversiones que solicitan los vecinos y vecinas de los diferentes barrios y pueblos de València persiguen dos objetivos: cambiar el alumbrado de su entorno a tecnología más eficiente y -relacionado con la eficiencia pero también con la estética- eliminar los báculos de carretera por soluciones de alumbrado más modernas y eficientes que son, además, las que cuentan con un presupuesto más elevado”.

La idea central de esas propuestas es sustituir los viejos báculos de carretera, con bombillas obsoletas, por columnas de baja altura con bombillas o farolas LED de 2.700 ºK con IRC 80 y de altas prestaciones. Todos esas nuevas farolas se telegestionaran con controladores de luminaria punto a punto para mejorar el mantenimiento de la instalación. Concretamente, han optado por estas intervenciones en Rascanya, donde se prevé la eliminación de esas farolas en Orriols con un presupuesto de 253.630 euros (además de la mejora de la iluminación de una acera de la avenida de Alfauir por 15.000 euros), y en Poblats Maritims, donde se prevé la sustitución de los báculos en Nazaret con una partida de 270.000 euros.

“El gobierno de Joan Ribó y la ciudadanía estamos en sintonía en la hora de construir una ciudad más sostenible y climáticamente neutra, como demuestran las propuestas votadas mayoritariamente por el vecindario de los barrios y pueblos de la ciudad con el objetivo de mejorar a la vez la calidad de vida de la gente”, ha defendido Notario.

Una actuación destacada será la aprobada por el vecindario de Benicalap, con un presupuesto de 176.851 euros para la segunda fase de la renovación del alumbrado en un barrio donde la primera fase -también surgida de los presupuestos participativos anteriores- está a punto de finalizar, previsiblemente antes de Navidad. En Benicalap también se ha aprobado la propuesta para cambiar las luminarias del tranvía, tipo LED, con un presupuesto de 45.000 euros.

En Castellar-l’Oliveral la transformación a tecnología LED alcanzará casi todo el pueblo. Se sustituirá gran cantidad de alumbrado en fachada con brazos de tipo industrial y luminarias tipo viario. Las nuevas farolas prescindirán del cristal y las bombillas luminarias tendrán la ya habitual temperatura de color de 2.700 ºK e IRC 80, también con telegestión punto a punto, con controladores de luminaria. Se destinarán 170.000 euros.

En Algirós se abordará la iluminación al jardín central de Blasco Ibáñez, con una inversión de 120.750 euros, y se dotarán de iluminación las pistas deportivas de la calle del Músico Ginés, donde se implementará un sistema de gestión de la instalación porque las personas usuarias la puedan disfrutar por la noche, pero que el alumbrado funciono solo si hay gente en la pista (y como máximo hasta una hora determinada). Cámaras de análisis de video se sumarán a la telegestión con controladores punto a punto. Esta intervención tendrá un presupuesto de 48.390 euros.

En Benimaclet se ha aprobado la intervención para mejorar la iluminación en la Ronda Norte, con una partida de 120.000 euros. Se reforzará el alumbrado posterior de las farolas para mejorar la iluminación para las personas que pasean y transitan por las aceras por la noche. Se realizará con sistemas de tele-gestión y detección de presencia, de forma que ese alumbrado posterior funcionará a su potencia nominal hasta una hora determinada, y después bajará al 25-30 por ciento, salvo que se detecte presencia de peatones, volviendo en ese caso a su valor nominal durante unos minutos y optimizando así las prestaciones de la instalación y reduciendo el consumo de energía. Además, hay otra propuesta de mejora del alumbrado por 26.000 euros.

En el distrito del Olivereta se cambiarán las farolas en la Aguja, donde se sustituirán los brazos de fachada tipo industrial dotando en el barrio de un alumbrado más coherente con la tipología de las viviendas existentes en este entorno, con casas de una o dos plantas. Mientras tanto, en Patraix el vecindario ha votado por el reacondicionamiento del parque de Jacinto Labaila con Fontanars dels Alforins y Escultor Ricard Boix, con un presupuesto de 50.000 euros.

En cuanto a Ciutat Vella, se mejorará el alumbrado del jardín del Hospital, con el cambio de las columnas de baja altura por otras de ornamentales, semblantes a las ya existentes en ese entorno, como ahora en Guillem de Castro, de mayor altura, con bombillas tipos LED de TCC 2.700ºK e IRC 80. Esta intervención supondrá una inversión de 50.000 euros.

En la Saïdia se han aprobado dos propuestas con un presupuesto total que supera los 88.000 euros, para mejorar la iluminación de la calle Molinell así como del entorno en general. En cuanto al pueblo de Borbotó, una inversión de 19.760 euros permitirá mejorar la iluminación del aparcamiento del parque de Santa Anna.