Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València

Los vecinos piden revisar las cámaras de Ciutat Vella, tras un año de problemas

El área restringida al tráfico supera el millón de multas y enfada a comerciantes y residentes

Un vehículo accede a la APR de Ciutat Vella, ayer, por la calle Corona. Miguel Angel Montesinos

El Área de Prioridad Residencial de Ciutat Vella cumple un año de su puesta en marcha en medio de las quejas de los vecinos, los comerciantes y la oposición municipal, PP y Ciudadanos, por el aluvión de multas que ha provocado y por los problemas de movilidad que ha generado en este distrito del centro histórico. A finales de noviembre, se hizo público que las cámaras de la APR ya habían recaudado más de 1 millón de euros en multas. En concreto, hasta mediados del mes pasado,  la recaudación total de las cámaras por sanciones ascendía a 1,57 millones de euros, mientras que el número de infracciones tramitadas era de 112.000, según cifras oficiales del Ayuntamiento de València, difundidas por el portavoz de Ciudadanos Fernando Giner.

Ante este aluvión de multas, la asociación de vecinos y comerciantes Amics del Carme ha enviado un escrito a la concejalía de Movilidad Sostenible en la que les traslada "su preocupación por el elevado número de sanciones que se tramitan desde la entrada en funcionamiento" de la APR. "Interesados en conocer los motivos que originan las sanciones que se tramitan como consecuencia de la actividad de control de las cámaras de la APR de Ciutat Vella y de la nueva organización del aparcamiento en Ciutat Vella, solicitamos que se nos informe de las principales rasgos y casuísticas que dan origen a las sanciones", indica el informe remitido por esta entidad vecinal. Por ejemplo, "quisiéramos saber si se trata de residentes en el distrito, residentes en otros barrios o visitantes ocasionales de la ciudad. También si las sanciones son por acceso o aparcamiento indebido. Quedamos a la espera de sus noticias", concluye este documento.

Un joven circula en patinete por la zona restringida al tráfico. Miguel Angel Montesinos

Amics del Carme es el colectivo cívico que demandó la puesta en marcha de esta medida para pacificar el tráfico en el centro histórico y a los pocos meses de su implantación, ya ha manifestado públicamente que está en contra de cómo se ha llevado a cabo. La entidad cívica quiere que el ayuntamiento, y en concreto, que la concejalía dirigida por Giuseppe Grezzi, realice "un diagnóstico", "un estudio", para determinar las causas de este exceso de multas y quiénes son las personas que están siendo multadas, si comerciantes, "turistas despistados" o los propios residentes.

"Hemos solicitado un informe sobre las sanciones que se imponen, es necesario un diagnóstico de esta sangría. No podemos limitarnos a esperar a que la gente se arruine o a que los comercios cierren", argumentan fuentes de Amics del Carme

decoration

Fuentes de esta organización, que agrupa a vecinos y comerciantes, concluyen que está claro "que las cosas no van bien. Este chorro de multas es el síntoma de que algo se está haciendo bastante mal"." Ya hemos dicho que este Área de Prioridad Residencial no se ha hecho pensando en los residentes, ni en sus necesidades de desplazamiento, pero es que tampoco es el de los comerciantes pues la falta de espacios para la logística de abastecimiento la padecemos todos cada mañana en los frecuentes embotellamientos que se producen en algunas calles y plazas. Paradojas de la vida, ahora, cuando menos tráfico se supone que hay mas tapones se producen", lamentan los responsables vecinales en su web oficial.

Pedirán en la Junta de Distrito que se revise la APR

"Este es el motivo por el que hemos solicitado un informe sobre las sanciones que se imponen, es necesario un diagnóstico de esta sangría. No podemos limitarnos a esperar a que la gente se arruine o a que los comercios cierren. No perdemos la esperanza de poder cambiar aspectos importantes del actual modelo de regulación del tráfico: Peatonalización sí, pero no solo para turistas y terrazas", argumentan.

De hecho, el próximo 13 de diciembre, en la Junta de Distrito de Ciutat Vella, los comerciantes y los vecinos volverán a reclamar que se revise y reorganice la APR, "porque nos resistimos a dar como normal este chorro de multas" mientras proliferan los atascos por las mañanas, el distrito de Ciutat Vella "está partido en dos", y abundan "los coches que aparcan en calles peatonales" o vehículos que se cuelan por calles por donde no deberían poder circular, para tratar de esquivar las multas.

Compartir el artículo

stats