La concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de València va a activar un procedimiento de urgencia para tratar de alojar a parte de los migrantes de la vieja fábrica de Benimaclet en viviendas del parque público social, dependiente de la Generalitat, a la mayor brevedad posible. Para ello va a emitir un certificado de vulnerabilidad con lo que declarará especialmente "vulnerables" a estas personas. Con este trámite administrativo, el consistorio activará un procedimiento para que la Evha, Entidad Valenciana de Vivienda y Suelo, pueda poner a disposición de los temporeros una serie de viviendas sociales, con alquileres asequibles donde al menos una parte de los 27 sintechos censados en la vieja fábrica podrían alojarse.

De hecho, el ayuntamiento solicitará formalmente a la Evha estas viviendas para los migrantes, según confirman fuentes del departamento dirigido por la concejala Isabel Lozano. Estos inmuebles pueden ser de la propia Evha o podrían ser gestionados a través de entidades sociales o humanitarias, siempre que cumplan con los requisitos marcados por la ley y que se garanticen los derechos de otras personas demandantes de viviendas, y que ya figuran en los registros de la propia Generalitat y de la Evha.

Fuentes de Servicios Sociales han añadido que en la Garrofera "hay 27 personas censadas, con las que hace 4 años que se lleva interviniendo desde distintas áreas y recursos". De hecho, "hay 7 de estos migrantes que están cobrando la Renta Valenciana de Inclusión, y parte del grupo, ha recibido hasta 23 ayudas municipales para cuestiones como alimentación u ortodoncia". De hecho, gracias al trabajo realizado con los africanos, hay al menos una persona que se ha reintegrado a la sociedad, con su propio trabajo, en un piso de alquiler y que está cobrando la Renta Valenciana de Inclusión.

La situación irregular no ayuda a que puedan acceder a pisos sociales públicos

Te puede interesar:

Una parte considerable de estos 27 migrantes censados está en situación irregular administrativa lo que dificulta que puedan acceder a un contrato de trabajo y también a una vivienda del parque público autonómico o municipal, añaden los responsables consultados. "Pese a todas estas circunstancias -matizan estas fuentes municipales-, se está trabajando para proporcionarles pisos sociales a estas personas, a través de entidades y del Evha, en un trabajo coordinado con Servicios Sociales del ayuntamiento". Del mismo modo, las fuentes consultadas, recuerdan que el ayuntamiento ya ofreció "albergues" a los migrantes de la antigua lechera pero los propios interesados y algunas ONG que los representan, "los han rechazado".

Estas propuestas del Ayuntamiento de València para proporcionar una solución habitacional digna a los temporeros las dio a conocer ayer por la tarde-noche la concejala de Servicios Sociales Isabel Lozano a los propios afectados por el posible realojo de la vieja fábrica en una reunión celebrada en la sede de la Asociación de Vecinos de Benimaclet. A este encuentro acudieron también los representantes y técnicos de Servicios Sociales y de la Evha, además los responsables de las ONG València és Refugi,