El personal del Ayuntamiento de València probará la semana laboral de cuatro días

La experiencia piloto servirá para medir, con encuestas, el impacto del recorte de horas de trabajo en el medio ambiente, la movilidad y la economía

Plaza del Ayuntamiento de València

Plaza del Ayuntamiento de València / Hortensia García

H.G.

València será pionera en en probar la jornada laboral de 32 horas. El personal del consistorio, cerca de 5.000 funcionarios, participarán en una experiencia piloto de la semana laboral de cuatro días el próximo mes de abril y mayo aprovechando las festividades del Lunes de Pascua, San Vicente Ferrer, el Primero de Mayo y la declaración (por traslado de San Vicent) del 24 de abril como festividad local de València. El alcalde, Joan Ribó, el concejal de Innovación, Carlos Galiana, y la gerente de Las Naves, Marta Chillarón, han presentado hoy las características del programa piloto.

El alcalde ha afirmado que “València es referente europeo en innovación y esta es una experiencia innovadora. Nuestra ciudad está ahora en el mapa de las cosas que realmente importan y preocupan a la ciudadanía como el trabajo y la calidad de vida. Somos una ciudad innovadora, al frente de las políticas públicas transformadoras”.

Según Ribó, “queremos una ciudad amable, saludable, que cuide de las personas. Queremos que las personas trabajen para vivir, no que vivan para trabajar. Necesitamos, por lo tanto, hacer un reparto más equilibrado de nuestro tiempo para poder conciliar todos nuestros espacios. Abrimos el debate sobre el futuro laboral. Los grandes avances en el ámbito laboral tienen que ver con el tiempo de trabajo. También la pandemia ha abierto nuevas perspectivas sobre el mercado laboral incorporando instrumentos como el teletrabajo, la flexibilidad laboral, etc”. El alcalde ha añadido, además, que el proyecto tiene como objetivo “contribuir a la lucha contra el cambio climático. València tiene el reto de ser una ciudad climáticamente neutra en 2030. Esta reducción en la jornada laboral tiene que ver con el consumo o la movilidad”.

En este sentido, Joan Ribó ha concluido que “la finalidad de esta iniciativa es hacer un estudio durante un mes y utilizar las conclusiones para hacer un informe que evalúe el impacto de aplicarlo y sus consecuencias. Un informe que genere conocimiento y pueda ser de utilidad para las administraciones competentes, empresas, sindicatos y entidades para impulsar la mejora de la calidad de vida y del trabajo. La experiencia de València podría marcar una hoja de ruta del futuro laboral y de los derechos de las personas a un trabajo digno y de calidad que les permita conciliar y mejorar el bienestar propio. Nos preguntaremos si esta jornada laboral mejora la salud y el bienestar de las personas, si mejoran los indicadores de cambio climático y qué impactos y efectos colaterales tiene sobre la ciudad y las personas”.