El gobierno municipal destaca las fortalezas políticas y económicas y la oposición critica la gestión de la EMT y el Cabanyal

Los partidos hacen balance de la legislatura en el último pleno del Ayuntamiento de València: De la satisfacción al destarifo

Pleno del Ayuntamiento de València, el último del mandato.

Pleno del Ayuntamiento de València, el último del mandato. / Levante-EMV

José Parrilla

José Parrilla

El último pleno de la legislatura en el Ayuntamiento de València sirvió ayer para que los distintos grupos políticos, del gobierno y de la oposición, hicieran balance de estos cuatro años. La satisfacción del equipo de Gobierno eran críticas en la parte de la oposición. Y mientras los primeros exhibían fortaleza política y económica, los segundos hablaban de "destarifo" por casos tan polémico como la EMT o el plan Cabanyal.

Por parte del equipo de Gobierno, la vicealcaldesa socialista Sandra Gómez explicó que la ciudad está "indiscutiblemente mejor que hace ocho años". "Somos hoy la ciudad que más empleo está generando y hay 90.000 personas más trabajando que en el año 2015, donde liderábamos los datos de desempleo y de paro de toda España", dijo.

"Somos una ciudad que estaba en el mapa por los casos de corrupción del Partido Popular, que estaba lastrada reputacionalmente y que aquí no venía nadie a invertir por la mala imagen de desplifarro y corrupción de los dirigentes del Partido Popular. Y hoy somos capital europea verde, hemos sido capital del turismo inteligente y sostenible, hemos sido capital del diseño y las grandes empresas vienen a invertir y a posicionarse en nuestra ciudad", explicó Gómez, al tiempo que criticó la "falta de futuro" de la oposición.

Por su parte, el portavoz de Compromís, Pere Fuset, se mostró confiado en poder revalidar el equipo de gobierno tras las elecciones municipales del 28 de mayo y considera que durante los últimos ocho años ha sido un ejecutivo "estable y sólido". "Hemos sido siempre la primera ciudad en conseguir que los presupuestos estén aprobados y, por lo tanto, poder dedicar nuestras políticas a rescatar personas, a poner a disposición de todas las personas de València los mejores servicios públicos posibles", señaló.

Además, cree que se ha pasado "de las políticas de cartón-piedra del pasado a unas políticas que ponen a las personas en el centro y no en la diana". "Podemos estar más que satisfechos con el trabajo hecho", sentenció.

Fin de un ciclo

En cuanto a la oposición, la portavoz del PP, María José Catalá, consideró que este último pleno del mandato es "un fin de etapa, es un fin de ciclo". "Se ha acabado esta gestión negligente, se ha acabado este destarifo permanente en la gestión del dinero público", dijo, a la vez que criticó el "fracaso" del gobierno municipal en Movilidad y Urbanismo tras las juntas de accionistas de la EMT y Aumsa que se celebraron ayer.

Para Catalá, las cuentas de la EMT "evidencian un fracaso en la gestión de la ciudad", ya que el consistorio "ha tenido que inyectarle este año más de 91 millones de euros para intentar frenar el agujero negro en la cuenta de pérdidas. En cuanto a la gestión de Aumsa, ha señalado que "ocho años después el Partido Socialista se presenta a las elecciones sin ni siquiera haber aprobado definitivamente el plan especial del Cabanyal" y criticó el "fracaso absoluto" en la gestión del Edusi.

Instrumentalizar el Cabanyal

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, ha acusado al PSOE de "instrumentalizar" el Cabanyal para "utilizarlo como rédito electoral" y respecto a Vivienda, ha lamentado que "en València no hay ni una sola vivienda de menos de unos 90 o 100 metros cuadrados que se pueda alquilar por menos de 800 euros".

De cara a la próxima legislatura, asegura que el compromiso "número uno" es la vivienda y ha apostado también por los aparcamientos. "Por mucha sostenibilidad que quiera el señor Ribó y el señor Grezzi, el coche no puede desaparecer de la noche a la mañana. El coche la gente lo tiene que dejar en algún sitio", dijo Giner, quien insistió en poner la ORA gratis.

"Por mucha sostenibilidad que quiera el señor Ribó y el señor Grezzi, el coche no puede desaparecer de la noche a la mañana"

Por su parte, el portavoz de Vox, Pepe Gosálvez, ha señalado que la formación accedió hace cuatro años al consistorio y "no ha dejado de trabajar en pleno y comisiones". "No hemos dejado de trabajar en la calle, de estar con los vecinos para conocer sus problemas, sus preocupaciones y después de recogerlas, trasladarlas a través de preguntas e interpelaciones y lo habitual que sucedía y que ha sucedido en estos cuatro años con todas esas propuestas que salían de la calle de València, es que Ribó las votaba en contra".

En este sentido, ha indicado que cierra el mandato con "el orgullo del deber cumplido, de haber trabajado por y para València y España" y de no haberlo hecho "nunca mirando el reloj y nunca mirando el día de la semana".