València pierde la mitad de sus hornos tradicionales desde los noventa

La falta de relevo generacional y el endurecimiento de la normativa sanitaria lastra el negocio de los panaderos

Horno San Nicolás, la semana pasada cuando todavía permanecía abierto.

Horno San Nicolás, la semana pasada cuando todavía permanecía abierto. / Levante-EMV

Ramón Ferrando

Ramón Ferrando

La mitad de los hornos tradicionales de la capital del Túria ha desaparecido desde los años noventa, situación que es más manifiesta en el centro por la subida de las rentas. Juanjo Rausell, presidente del Gremio de Panaderos y Pasteleros de València, explicó ayer que hace treinta años había 400 hornos tradicionales en la capital y en las poblaciones colindantes y ahora quedan 200. Rausell lamentó que el sector está sufriendo el endurecimiento de la normativa sanitaria (como le ha pasado al horno de San Nicolás) y la falta de mano de obra cualificada que permita el relevo generacional.

Interior del horno de San Nicolás, el día antes de su cierre.

Interior del horno de San Nicolás, el día antes de su cierre. / Levante-EMV

El Cabanyal

Rausell aseguró que la subida de los alquileres de los locales comerciales se está produciendo en otras zonas de la capital como en El Cabanyal. "Además de las rentas, estamos teniendo un problema grave de falta de relevo generacional. El 25 % de los panaderos artesanos de València tiene 58 años o más. Necesitamos una formación específica como en otros países como Alemania o Francia porque no queda mano de obra cualificada", lamenta. El presidente del gremio incidió en que están viviendo un momento complicado por el incremento de los costes de los ingredientes que necesitan para hacer pan y productos de pastelería y de la energía.

Productos en el horno de San Nicolás horas antes de su clausura definitiva.

Productos en el horno de San Nicolás horas antes de su clausura definitiva. / Levante-EMV

Sin hornos tradicionales en el centro

Ese alto coste de las rentas provoca que cada vez haya una mayor rotación de negocios en el centro por los problemas de rentabilidad. La consultora inmobiliaria Cristina Recasens asegura: «Ahora todo lo que ves en el centro son negocios de alquiler de bicicletas para turistas, no quedan hornos tradicionales o zapaterías. Toda la plaza de la Reina se ha enfocado en el ‘turisteo’». Recasens incide en que no entiende «cómo pueden aguantar algunos negocios porque los números no salen. Todo son negocios de empanadas argentinas, tacos mexicanos, pizzas y chucherías. Son negocios sin grandes márgenes». 

Retroceso del comercio tradicional

Un informe de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico de València confirma que en los últimos ocho se ha producido un retroceso del comercio tradicional en la zona y un auge de bares y restaurantes.

Dentro del sector del comercio, respecto a 2015, ha ganado protagonismo la alimentación (19,6 %); el textil, la confección y el calzado, que supone ya el 41,1 %; y el equipamiento para el hogar, que supone un 12,5 %. Dentro del sector servicios, predominan las asesorías, los despachos de profesiones liberales y estudios de arquitectos que representan el 40 % de toda la actividad. La otra gran actividad en la zona es el alquiler, sobre todo de bicicletas, que se ha disparado hasta el 32 %, cuando en 2015 solo representaba el 4 %.

Suscríbete para seguir leyendo