Los vecinos creen que la moratoria de los apartamentos turísticos se queda corta

Piden límites a los cambios de uso de residencial a terciario y sanciones más duras

Mª José Broseta

Mª José Broseta

La presidenta de la Federación vecinal de València, María José Broseta, ha valorado hoy la moratoria a las licencias de las viviendas turísticas aprobada el martes por el Ayuntamiento de València porque "significa que finalmente el equipo de gobierno municipal asume que existe un problema con el crecimiento descontrolado del alojamiento turístico”. No obstante, la portavoz del movimiento vecinal ha lamentado también “que nos tengamos que enterar de estos cambios de orientación a través de los medios de comunicación y no mediante las mesas de diálogo con las que se comprometió la alcaldes, Mª José Catalá, y donde debería explicarse el propósito y contenido de esta moratoria, y en concreto cuál es la hoja de ruta municipal en materia de ocio y turismo”.

La Federación vecinal considera que es necesaria una ordenanza para regular cómo se tramitan las licencias para este tipo de alojamiento, también cómo se regula su actividad y cómo se sancionan los abusos. Pero, sobre todo, en esta ordenanza hay que comenzar a hablar ya de los límites, de la capacidad de carga turística, de cuántas plazas turísticas caben en un barrio o en una manzana en función del número de residentes y viviendas. Por todo ello, la FAAVV entiende que la moratoria debe suspender también los cambios de uso de residencial a terciario hotelero.

Suspender también los cambios de uso

Desde la entidad vecinal se ha señalado también la preocupación sobre la virtualidad que puede tener una moratoria si la inmensa mayoría de apartamentos ya funcionan sin licencia y los que comienzan las obras lo hacen al margen de las normas urbanísticas.

El Ayuntamiento de València asegura que las inspecciones de apartamentos turísticos se han incremtando en los primeros cuatro meses de este año un 720%. De enero a abril de 2024 han sido un total de 197 inspecciones, mientras que en los primeros 4 meses del año pasado sólo se realizaron 24 inspecciones. Solo en un año se han abierto 156 expedientes sancionadores.

Para los vecinos en cambio, el actual procedimiento sancionador "se está demostrando incapaz para contener el tsunami de apartamentos turísticos, la desaparición del mercado del alquiler residencial, los desahucios o el encarecimiento de la vivienda. Nos preguntamos cuántas de esas 156 denuncias que se han tramitado últimamente han supuesto un cese efectivo de la actividad hotelera, o cuántas de esas denuncias se han comunicado a la Dirección General de Turismo para que actúe con un procedimiento sancionador real”, ha dicho Broseta.

Para la Federación vecinal, la moratoria es, por tanto, un primer paso necesario. Pero son necesarias más aclaraciones. Ya ha pasado un año desde la llegada de este Gobierno municipal y, mientras tanto, el problema ha seguido creciendo y agravándose, con más de mil nuevos apartamentos sin licencia en solo un año. Más allá de la cuestión decisiva en relación a la vivienda por ejemplo en lo que tiene que ver con la inexistencia de vivienda pública o la cuestión de la fiscalidad.

Desde la FAAVV recordamos a la alcaldesa que debe convocar la comprometida mesa de diálogo sobre ocio y turismo, para que podamos hablar con seriedad y rigor de la mercantilización de la vivienda y del espacio público en València. “Queremos conocer y debatir la hoja de ruta para frenar la emergencia habitacional y la burbuja inmobiliaria creada alrededor de la especulación turística con la vivienda”, ha concluido Broseta.