València estudia prohibir las diademas con penes y otros objetos sexuales en despedidas de soltero

La ciudad baraja sancionar los megáfonos o prohibir la ropa interior en este turismo de borrachera

Una despedida de soltero en València

Una despedida de soltero en València / L-EMV

C.Moreno

El Ayuntamiento de València impulsa la campaña de concienciación sobre la convivencia en las zonas de ocio dirigida a los grupos que celebran despedidas de solteros u otro tipo de eventos de estas características creada por La Plataforma Convivir Russafa. Como parte de esta campaña, el consistorio estudia tomar medidas para evitar conductas que dificulten el respeto con la calidad de vida de los vecinos de algunos barrios como, por ejemplo, Russafa. Por eso, una de las propuestas que el ayuntamiento está estudiando es prohibir el el uso en la vía pública de complementos con forma de genitales en la cabeza (como los usados, por ejemplo, durante las despedidas de soltero), muñecas de carácter sexual o salir en ropa interior.

Esta plataforma integrada por hosteleros, comerciantes, vecinos y entidades culturales, retoma por quinto año la campaña “¡QUÉ VIVAN LOS NOVIOS, que respetan Russafa!”. A partir de este sábado, un equipo especializado en concienciación recorrerá las calles de Russafa durante tres fines de semana para concienciar a los grupos que estén de celebración que deben hacer compatible su celebración con el respeto a la vida de los vecinos, así como para evaluar su perfil y comportamiento.

Con el apoyo del Ayuntamiento y la Coordinadora de Hostelería de los Barrios de València, la campaña informativa se extenderá este año a otras zonas de ocio de la ciudad, a través de mensajes en soportes digitales y pantallas de las líneas de autobuses de la EMT, que tienen paradas cercanas a las calles en las que se concentra el ocio, Ciutat Vella y el Eixample. También se instalarán los mensajes en las estaciones de trenes, la de autobús y zonas turísticas.

La concejala de Turismo, Paula Llobet, explica que “nos hemos sumado a esta iniciativa porque nosotros apostamos por un turismo y ocio responsable, respetuoso con la convivencia, con los vecinos y con nuestro patrimonio. No queremos demonizar las despedidas de soltero, ni celebraciones de este tipo, pero si queremos poner ciertos límites. Empezamos con esta campaña, que es simplemente informativa, de sensibilización y concienciación, porque confiamos en la gente. Pero no descartamos aplicar algunas normas que ya estamos estudiando”.

Al igual que otras ciudades como Granada, Sevilla, Málaga, Logroño, León o Salamanca, Llobet destaca que “se pueden aplicar medidas para reducir el ruido, como sancionar a los que llevan megáfonos, o también prohibir ir por la calle con complementos con forma de genitales en la cabeza, con muñecas de carácter sexual o en ropa interior. No queremos turismo de borrachera para nuestra ciudad, estamos trabajando para atraer turismo de calidad respetuoso con la vida de los vecinos de nuestros barrios”.

Ocio responsable y de calidad

Bajo el título, “¡QUE VIVAN LOS NOVIOS, que respetan Russafa!”, equipos de concienciación especializados, de la ONG Controla Club, recorrerán diferentes calles de la zona. Durante su recorrido, se dirigirán a las personas que estén de celebración con mensajes para promover la convivencia y un ocio responsable y de calidad en el barrio. Todo ello, coincidiendo con el inicio de la temporada en la que se incrementan todo tipo de celebraciones entre amigos. Además, recopilarán información, mediante encuestas, para hacer seguimiento sobre la incidencia que tienen estas celebraciones en Russafa. 

Según datos extraídos de las anteriores campañas, este tipo de celebraciones cada vez son menos ruidosas y han descendido en los últimos años. Las intervenciones de la ONG se llevarán a cabo durante ellos sábados 1, 8 y 15 de junio en diferentes horarios, con el objetivo de cubrir todas las franjas en las que hay actividad de ocio en la zona. 

Los representantes de Convivir Russafa y de la Coordinadora insisten en que “esta iniciativa busca sensibilizar, especialmente a los visitantes, sobre la importancia de respetar el entorno y a los vecinos”. Asimismo, aseguran que “en Russafa está funcionando, las actividades dirigidas a la concienciación deben ser una apuesta para mejorar el modelo turístico y de ocio de la ciudad”.