Catalá reclama dos años de beneficios fiscales por apoyar la Capitalidad Verde

La alcaldesa reclama "celeridad" en la elaboración del Real Decreto, una vez llegado a un acuerdo con el PSOE

Benicalap inaugura un "Arbol Fotovoltaico", que permitirá recargar gratuitamente pequeños electrodomésticos y dispositivos

Así es el Árbol Fotovoltaico de Benicalap

Moisés Domínguez

Moisés Domínguez

Moisés Domínguez

La inauguración del un "Árbol Fotovoltaico" fue el escenario en el que la alcaldesa de València, María José Catalá, ha solicitado no sólo celeridad para la declaración (Real Decreto mediante) de la Capital Verde València 2024 como Acontecimiento Excepcional de Interés Público -lo que supone ventajas fiscales a sus mecenas y benefactores- y que esta declaración no se limite a un año, 2024, que está a punto de iniciar su segunda mitad, sino que se prolongue hasta 2025. 

"Hay un acuerdo y hay voluntad política" ha asegurado, en alusión al acuerdo con el PSOE, pero "falta plasmarla y materializarla en ese Real Decreto y falta que se establezcan los beneficios fiscales para empresas que apuesten por la capitalidad”. El carácter bianual se solicita a imagen y semejanza de la anterior Capitalidad Verde de una ciudad española. "A Vitoria se le concedieron dos años de manera que las empresas colaboradoras podían mejorar el aporte que hacían a esa capitalidad. Y eso mismo es lo que queremos para nuestra ciudad y para las empresas que han dado su apoyo la iniciativa". También aprovechó para preguntarse por la abstención de Compromís en la votación del Congreso de los Diputados "aunque hay que preguntarle a ellos por qué lo han hecho. En el pleno se votó por unanimidad y no veo la razón por la que ha votado como ha votado". También se refirió a la abstención del socio de gobierno, Vox. "Es por un párrafo relacionado con los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible). 

Previamente, Catalá había recibido un tutorial de en qué consiste la nueva construcción ecológica de la ciudad. Desde lejos parece una hoguera alicantina o una falla experimental. Pero es un árbol de metal. Fotovoltaico. Las "hojas" se transforman en receptores de energía solar, que discurre por sus venas. En el mismo tronco hay cargadores a través de USB y al lado, junto al transformador y almacenador de energía, un aparcamiento de patinetes y bicicletas eléctricas que podrán cargarse de forma gratuita -igual que un teléfono móvil o un ordenador-. Es el proyecto inaugurado en la calle Río Segre, donde Benicalap y Torrefiel se funden, y que forma parte de una serie de cuatro que se completan en La Marina, el Tramo XIV y en el Parque de Malilla. "Es un proyecto interesante. Vamos a seguir trabajando en este tipo de herramientas que nos hace ser una ciudad avanzada y nos va a dar una posición de liderazgo. Se han invertido 300.000 euros para dar este servicio en la ciudad". En la inauguración estuvieron presentes representantes de la empresa concesionaria y representantes vecinales. Entre los que hizo hincapié en la necesidad de que estas instalaciones se empleen de forma responsable y no se caiga en la vandalización de las mismas.