Los toldos regresan para sombrear la plaza de la Reina

Los 19 parasoles a diferentes alturas junto con los pulverizadores de agua refrescarán durante el verano la monumental y turística plaza

Los operarios colocan los toldos en la monumental y turística plaza de la Reina

Los operarios colocan los toldos en la monumental y turística plaza de la Reina / A.V.

H.García

Este mañana ha arrancado la instalación de los toldos de la renovada Plaza de la Reina uno de los sistemas incorporados en este espacio, que también cuenta con pulverizadores de agua, para generar sombras y refresco durante el verano. Se trata de un blindaje de 500 metros cuadrados que proporcionará sombra permanentemente a la explanada desde hoy y hasta finales de octubre, previsiblemente, informan fuentes municipales. El ayuntamiento no tiene una fecha ficha para la colocación y retirada de los toldos de la plaza de la Reina que está condicionada por el montaje del tradicional mercado de la "Escuraeta". El año pasado la instalación de los parasoles llegó a finales de junio cuando ya se habían registrado varios días de intenso calor. Este año, los toldos, se han adelantado unos días y llegan justo en una semana marcada por la lluvia y las tormentas.

Toda la cubierta consta de 39 columnas y 19 toldos fijados a diferentes alturas de entre 5 y 6 metros para no interrumpir la visión completa de la fachada de la catedral de Valencia. El objetivo prioritario de esta instalación es el de ofrecer protección y resguardo a la ciudadanía, y a todas las personas que visitan la plaza, durante los meses más cálidos y de mayor exposición solar.

El operativo de montaje y desmontaje de todo el entoldado cuesta alrededor de 15.000 euros al año. La instalación de los toldos de protección solar forma parte del encargo de gestión del aparcamiento de la Plaza de la Reina asumido por EMT Valencia desde el año 2022.

Con aparcamiento pero sin arbolado

Se cumplirán en julio próximo dos años de la inauguración de la reforma de la plaza de la Reina, uno de los proyectos estrella junto con la reforma de la plaza del Mercat y Brujas del anterior gobierno progresista, que se adjudicó a la la UTE formada por Edifesa-Collosa por casi nueve millones de euros. El diseño de la nueva plaza lleva la firma de los arquitectos José María Tomás y el despacho de Antonio Escario. Las obras arrancaron en 2020 y contemplaban la rehabilitación del aparcamiento subterráneo de los años 70 de la plaza, que ha condicionado la plantación de arbolado en esta turística y monumental plaza.

Para refrescar este transitado espacio, puerta de entrada al centro histórico y zona de paso obligada para acceder a la Catedral se optó por instalar toldos de sombra y pulverizadores, que esta semana como ha informado este diario ya empezaron a funcionar.