València pone fin a la "plantà" de palmeras

El ayuntamiento anuncia que sólo se plantarán árboles con copa amplia para dar sombra y de hoja caduca para aprovechar el sol de invierno

Un estudio sobre la masa arbórea en la ciudad estima en 404 millones el valor del arbolado de la ciudad, que alcanza los 419.000 ejemplares

Palmeras nuevas en la plaza de la Reina

Palmeras nuevas en la plaza de la Reina / Fernando Bustamante

Moisés Domínguez

Moisés Domínguez

La ciudad de València no plantará más palmeras hasta nueva orden. Se conservarán, lógicamente, las que hay, pero las nuevas directrices a la hora de elegir especies alejan completamente a esta especie del particular plan estratégico. Atendiendo además a un criterio: "cada árbol nuevo que se plante en la ciudad deberá serlo de especies que garanticen grandes sombras para aliviar en verano y de hoja caduca para poder aprovechar el sol del invierno al máximo". Quedan por eso sentenciadas las palmeras de nueva creación. "Durante mucho tiempo aquí hubo palmerifilia entre arquitectos y urbanistas. Se plantaron masivamente y lo que nos han dejado son plagas, roedores y gasto en campañas de poda. A cambio de dar muy poca sombra". No hacía referencia a los monumentales "que hay que conservar, claro, como los de Reino de Valencia", pero "hay que cambiar el tipo de árboles"

Esta afirmación la ha hecho durante el estudio "Valor del Bosque Urbano de València" realizado por el servicio de Ecología Urbana, y que cataloga y valora los efectos de la masa arbórea de la ciudad. 

Entre sus conclusiones está su valoración económica, que se cifra en 404 millones de euros. Es decir, lo que habría que invertir para disponer de la cantidad de árboles actuales si en la ciudad no hubiese ninguno. Que sí que los hay: hasta 419.000 repartidos entre 148.000 de conservación municipal, 159.000 no municipales y 111.000 de la zona forestal del término municipal y que "convirten a València en la octava ciudad más importante de Europa en patrimonio arbóreo" en atención a la cantidad, tipología, ubicación y características.

Además de su valor estructural, eestán cuantificadoslos beneficios económicos que genera el bosque urbano, y que sería de 11,7 millones de euros atendiendo a la capacidad de captación de contaminación, almacenamiento y secuestro de carbono, producción de oxígeno, escorrentía evitada y ahorro energético en edificios. 

Los árboles municipales más extendidos

  • 43,69 % Pino Carrasco
  • 4,68 % Naranjo Borde
  • 3,78 % Platano de Sombra
  • 3,02 % Melia
  • 2,99 % Celtis Australis
  • 2,88 % Palmera Washingtonia 
  • 2,69 % Morera Blanca
  • 2,05 % Palmera Datilera
  • 2,01 % Jacaranda 
  • 1,91 % Aligustrón
  • 30,31 % Resto

"Arboricidio" en la Plaza de España y "masclets" en la Glorieta

También se refirió al árbol de la plaza de España "que está reverdeciendo gracias a los trabajos de los técnicos municipales" y aseguró que el autor del envenenamiento "es un arboricida. Pero se trata de un ataque indiscriminado, e imagino quien lo ha cometido". 

Y también se refirió al ficus de la Glorieta, sobre el que criticó abiertamente "las agresiones que sufrió durante Fallas por parte de personas que le tiraron "masclets" indiscriminadamente, en un caso de incivismo". 

Volverá a haber árbol de Navidad natural, pero...

"Yo dije que quería un árbol de Navidad. Sin especificar de qué tipo, sino que reuniera esas características y la elección fue una cuestión técnica. Y lo hice pensando en los comercios de la Plaza de la Reina, que lo habían pasado mal con las obras de remodelación de los años anteriores, para atraer a la gente. Y por eso les anuncio que este año también habrá un árbol de Navidad natural en el mismo sitio. Ya veremos de qué especie". Así se ha referido el concejal de Parques y Jardines y portavoz de Vox, Juanma Badenas, refiriéndose al abeto plantado en el centro de la ciudad y que, una vez trasplantado al Bulevar Sur, acabó por morir, generando las críticas de la oposición municipal. El edil aseguró que se trató de una iniciativa de tipo comercial y salta a la vista que el próximo año no será un abeto "pero será un árbol que cumplirá esa función"; incluyendo la colocación de bolas, que el año pasado incluían el nombre de todos los barrios de la ciudad.