Vox anuncia que la Zona de Bajas Emisiones será "los mínimos más mínimos"

Badenas recuerda que "no estamos a favor" pero admite la existencia de fondos europeos que afectan a su aplicación

Entrada a la calle Beneficència

Entrada a la calle Beneficència / Germán Caballero

Moisés Domínguez

Moisés Domínguez

La ordenanza sobre la Zona de Bajas Emisiones en la ciudad de València entra en su fase final y se avecina una reforma "blanda" de la misma. A este respecto se ha referido el socio de gobierno de María José Catalá, quien ha ahondado en esa idea de aplicarse en unos términos muy moderados. El portavoz de Vox, Juanma Badenas, ha asegurado que "estamos trabajando los dos grupos de gobierno, sobre la ordenanza. De todos es conocida la posición de Vox. No estamos a favor, pero hay una vinculación presupuestaria con fondos europeos que afecta a las actividades del ayuntamiento. Los efectos, para nosotros, serán los mínimos de los mínimos de los más mínimos posibles. 

Las medidas de mitigación llevan meses siendo objeto de debate entre gobierno y oposición. El consistorio defiende que el Área de Prioridad Residencial de Ciutat Vella («APR Ciutat Vella Nord») es de facto una zona de bajas emisiones vigilada por cámaras. Con esta asimilación ganó 18 meses de prórroga para articular una verdadera ZBE, pues la provisional incumple numerosas exigencias, como el establecimiento de objetivos de calidad acústica o la monitorización de datos. Pero más allá de si el mencionado perímetro cumple con el mínimo exigible, el ejecutivo ya ha sugerido por dónde puede ir su futuro plan.