Las obras de soterramiento de las vías al sur de València cogerán un "ritmo trepidante" después del verano

Àngel Contreras (presidente de Adif) y José Antonio Santano (secretario de Estado de Transportes y Movilidad Sostenible).

Àngel Contreras (presidente de Adif) y José Antonio Santano (secretario de Estado de Transportes y Movilidad Sostenible). / Miguel Angel Montesinos

Las obras de soterramiento de las vías ferroviarias al sur de València, conocidas técnicamente como las obras del canal de acceso, alcanzarán un "ritmo trepidante" tras el verano, según han confirmado el secretario de Estado de Transportes, José Antonio Santano, y el presidente de Adif, Àngel Contreras, tras asistir a su primera reunión presencial del consejo de administración de la sociedad Valencia Parque Central Alta Velocidad SA junto a los representantes de la Generalitat y el Ayuntamiento de València. El ritmo viene obligado porque las obras del canal de acceso soterrado a las estaciones de València Nord y Joaquín Sorolla deberán estar ejecutadas en parte antes de junio de 2026 para poder optar a 163 millones de ayudas europeas. Desde febrero de 2023 se inició la cuenta atrás para unas obras que van a revolucionar, previsiblemente, durante cuatro años los barrios de Malilla, la Creu Coberta y Sant Marcel·lí. Primero para mal por las molestias que causarán las obras. Y después para bien cuando, una vez soterrado el pasillo de vías pueda reconvertir el bulevar Federico García Lorca en "un nuevo corredor verde sin tráfico y con menos viales".

En este año y pico de obras inicialmente se han realizado trabajos poco vistosos como campañas de topografía y sondeos complementarios, gestión de servicios afectados e inicio de los movimientos de tierras. La actuación más visible ha sido el desvío del acceso de alta velocidad a la estación Joaquín Sorolla. Actualmente ya se ejecuta las pantallas laterales de los futuros túneles que se van a ejecutar mediante el método «cut & cover» o muros pantalla, el sistema constructivo con el que se han construido la mayoría de líneas del metro de la ciudad de València. Explicado de manera muy sencilla, consiste en rellenar dos estrechas zanjas que se recubren de pantallas de hormigón y conforman las paredes del túnel. Después se vacía el terreno entre las pantallas o paredes y ya se construye la bóveda, lo que permite usarla en superficie y poder trabajar en el interior. Los túneles llegarán hasta los 25 metros de profundidad y alcanzarán hasta las tres alturas diferentes en el subsuelo. El presidente de Adif Àngel Contreras ha confirmado esta mañana que ya se han incorporado a las obras nuevas máquinas pantalladoras para acelerar estos trabajos.

Declaraciones del secretario de Estado sobre el soterramiento de vías al sur de València

M. Á. Montesinos

A partir de este momento, es cuando comenzarán a desviarse las líneas de Cercanías. Básicamente porque el canal de acceso supone coger todas las vías de entrada a la ciudad por el sur, y meterlas en un cajón, en los túneles que se construyen actualmente, desde el Bulevar Sur hasta el puente de Giorgeta. De ahí que el siguiente paso será desviar las vías procedentes o hacia Castelló, las que comunican València y l'Horta Sud con Gandia y Xàtiva y las dos futuras de de la C-3 de Utiel-Buñol. Será uno de los momentos más delicado de las obras del canal de acceso porque el desvío de las líneas se va a ejecutar sin interrumpir el tráfico ferroviario en ningún momento.

La reunión "de trámite" de la Sociedad Valencia Parque Central también ha aprobado la venta decuatro parcelas frente a la estación de Joaquín Sorolla. "Una operación que cuenta con un importe mínimo de 24,5 millones de euros, que contribuirá a la recuperación de la inversión ferroviaria que la sociedad destina al desarrollo del proyecto del canal de acceso de València" financiada por el Gobierno central (50%), la Generalitat (25%) y el Ayuntamiento de València (25%).  Santano ha señalado que el Gobierno central ha acordado con la Generalitat como con el Ayuntamiento de València "no parar y que el ritmo se mantenga", aunque ha manifestado que estas son "inversiones enormes", por lo que tienen que estar "muy encima las administraciones y muy coordinadas".

El secretario de Estado ha señalado también que no ha habido novedad con respecto a la Estación Central de València y que sigue en pie el plan de proponer un concurso internacional a finales de año para su diseño, el sexto desde que se presentó el primer estudio informativo de la operación Parque Central en 2003. El representante del Ministerio de Transportes desconocía cómo se ha resuelto la relación con el arquitecto gallego César Portela, a quien se adjudicó en abril de 2004 el diseño de la Estación Central junto a los también arquitectos Antonio Barrionuevo y Julia Molino