Los vecinos de Russafa amenazan con la vía penal si no se aplica la ZAS y la hostelería aplaude las medidas "preventivas"

Russafa Descansa acusa al gobierno de PP y Vox de ocultar el estudio sonométrico y "sabotear" la sentencia judicial que obliga a limitar horarios de pubs y discotecas

Los empresarios de ocio valoran que se implanten por primera vez limitaciones al tráfico y a los camiones de basura

Terrazas de la hostelería en el barrio de Russafa

Terrazas de la hostelería en el barrio de Russafa

Las medidas preventivas aprobadas por el Ayuntamiento de València, gobernado por PP y Vox, en espera de la aprobación de la Zona Acústicamente Saturada (ZAS) de Russafa han tenido buena acogida entre los hosteleros de la zona, que aseguran que "siempre hemos reivindicado la importancia y necesidad de poner en marcha un plan de medidas preventivas para luchar contra el ruido, identificando las causas objetivas de las molestias y con un buen trabajo de campo en el barrio", apunta la presidenta de la Asociación por una Hostelería en Russafa (Al Balansí), Amor López.

En cambio, para Russafa Descansa, el colectivo vecinal que obtuvo en 2020 una sentencia del Tribunal Superior de Justicia, ratificada por el Supremo, que obliga al ayuntamiento a aprobar una nueva zona ZAS en Russafa, la quinta de la ciudad, lo que ahora se anuncia son medidas "dilatorias, mientras la situación del ruido y las molestias en el barrio va a peor" con la proliferación de apartamentos turísticos y despedidas de solteros. "Somos el barrio con más pubs y discotecas de la ciudad", apuntan fuentes de la entidad reclaman al ayuntamiento que cumpla la sentencia y deje de "sabotear" el fallo judicial. Advierten que después de dos sentencias a su favor, "no nos quedará otra salida que acudir a la vía penal porque se están vulnerando derechos fundamentales".

Sobre el estudio sonométrico que el ayuntamiento, obligado por la sentencia, está realizando los vecinos aseguran que el ayuntamiento ya sabe que el barrio supera los niveles de ruido permitidos que por la noche es de 45 decibelios y en Russafa se superan los 65. En Russafa Descansa aseguran que el estudio está terminado desde finales de 2023 y el ayuntamiento "lo está ocultando". Los vecinos rechazan las medidas preventivas anunciadas y reclamana la ZAS y la limitación de horarios a los locales de ocio.

Por primera vez se restringe el tráfico

La asociacion Al Balansi valora, por contra, la gestión del nuevo gobierno. "Queremos dejar constancia de nuestro apoyo a todo tipo de medidas preventivas y, particularmente, a las anunciadas por el Gobierno local, que, por primera vez, tratan la problemática de las tiendas veinticuatro horas, el impacto acústico del tráfico o los camiones de la basura, abordando, así, de forma global y transversal la problemática del ruido"

En este contexto, el paquete de "medidas previas y preventivas" anunciadas por el Ayuntamiento de Valencia "nos parece un buen abordaje del problema del ruido, ya que supone una nueva fase, sin precedentes, en la lucha contra la contaminación acústica en las zonas de ocio, y en la mejora por la convivencia ciudadana". Se trata, aseguran de "una apuesta para hacer compatible la protección de las pymes, los puestos de trabajo que crean y la calidad de vida en el barrio".

Suscríbete para seguir leyendo