El conflicto por el cierre del balneario La Alameda acaba en el TSJ

La empresa devuelve las llaves de la instalación al ayuntamiento y recurre la sentencia que la obliga a clausurar ante el Alto Tribunal

El balneario La Alameda lleva más de un año cerrado.

El balneario La Alameda lleva más de un año cerrado. / Francisco Calabuig

EFE

Los gestores del Balneario de la Alameda de València han devuelto las llaves de las instalaciones al consistorio, al tiempo que han elevado el litigio que mantienen con el ayuntamiento, por la clausura (en noviembre de 2022) de este establecimiento, al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.

Según ha informado el responsable de la empresa, Javier Vázquez-Illa, la compañía Balneario la Alameda 2016 S.L. ha recurrido la sentencia de 2024 que dio la razón al consistorio en la orden de cierre dictada tras detectarse legionela en las instalaciones termales.

La compañía señala en su recurso, al que ha tenido acceso EFE, que, con posterioridad a los análisis municipales que detectaron la referida bacteria se realizaron desinfecciones y nuevos análisis que demostraron la total ausencia de contaminación. Advierte también que no ha habido «contradicción jurídica» entre los informes aportados por la empresa y los municipales y subraya que pueden ser ambos informes «totalmente veraces, puesto que los realizados por la empresa se produjeron 15 días después y tras un proceso de desinfección».

Recalca además la compañía que, en virtud de la detección de legionela, el ayuntamiento debía ordenar la revisión del programa de mantenimiento y nuevos análisis en 15 días. «En ningún caso la clausura», afirman estas fuentes.

"Hubo extrañas actuaciones del consistorio"

«Los problemas para la empresa gestora del balneario empezaron tras haber aprobado el servicio de Actividades del consistorio la posible conversión en hotel-balneario (con seis habitaciones). Se produjeron extrañas actuaciones en el consistorio que ahora se investigan en otro juzgado», explica Vázquez-Illa. Este empresario sostiene: «Hay bacterias malas, que son las que se detectan en el balneario; y otras menos malas, o que se prefiere no detectar, en los 150 metros de tubería que es de responsabilidad municipal y que es la que hace llegar el agua termal al balneario». Además, Balneario la Alameda 2016 pidió una indemnización al consistorio «por el cierre obligado durante el confinamiento» que, según su responsable, «no se ha atendido». Para la rescisión anticipada del contrato de gestión del balneario el consistorio esgrimió además una deuda de más de 450.000 euros por parte de la adjudicataria referida al impago del canon. El pasado mes de abril el ayuntamiento informó de que se preveía licitar una nueva concesión a finales de este año, a pesar de que se mantiene el litigio judicial con la anterior empresa gestora.