Una pasarela ciclopeatonal para coser Benimàmet y Beniferri

La plataforma construida por la Generalitat vertebrará los dos núcleos residenciales de la pedanía más grande de la ciudad y acercará a los habitantes de ambos Pobles de l’Oest

El paso elevado sobre la CV-30 responde a una reivindicación histórica de los vecinos porque los conectará con València

La plataforma se levanta sobre la CV-30 y mide 1 kilómetro de longitud.

La plataforma se levanta sobre la CV-30 y mide 1 kilómetro de longitud. / GERMAN CABALLERO

José Miguel Vigara

José Miguel Vigara

Las obras para construir la pasarela ciclopeatonal que unirá Benimámet y Beniferri encaran ya su fase final, después de 15 meses de ejecución y con un presupuesto de 3,1 millones. El ejecutivo de la Generalitat Valenciana inició este proyecto en 2018, con el Govern del Botànic al mando. Ahora es el equipo de Carlos Mazón el que está ejecutando una obra sustancial para el devenir de estos dos núcleos residenciales ya que servirá para coser dos pueblos con realidades demográficas, urbanísticas y sociales muy diferentes. Entre sí y con València ciudad. Este puente voladizo para peatones y bicis se levanta sobre la CV-30, cuyo trazado impide la conexión de estos núcleos residenciales, que paradojas de la vida, conforman una misma pedanía, un único Poble del Oest.

La plataforma contará con itinerario para bicis y peatones.

La plataforma contará con itinerario para bicis y peatones. / GERMAN CABALLERO

El asfaltado y el carril-bici están casi acabados

Las obras están muy avanzadas, el asfaltado y el carril-bici ya son una realidad. Faltan elementos como colocar las farolas y los árboles, y también los últimos retoques. Se prevé que esté acabada y operativa a finales de septiembre. Como afirmó en abril, el secretario autonómico Vicente Dómine, esta infraestructura vendrá a culminar «una reivindicación histórica» de los vecinos. 

Con este paso elevado de un kilómetro de longitud se podrá realizar la conexión a pie o en bici, desde la rotonda que parte de la calle del Campo del Turia -en Beniferri- y la conocida avenida Maestro Rodrigo de València y, tras salvar el tronco y dos ramales de la CV-30, finalizará en la calle Bernardo Prieto de Benimàmet.  

Cuando se inaugure la nueva plataforma, los residentes de Benimàmet podrán desplazarse andando hasta Beniferri, lo que equivale a decir que tendrán acceso, como ciudadanos de primera, a València, la ciudad a la que pertenecen. Porque hasta hoy, Benimàmet es un pueblo atrapado entre carreteras al que se puede entrar en coche por varios itinerarios. Sin embargo, para llegar a Beniferri y València a pie, solo se podía ir andando o en bici por una insegura carretera de huertas. O con transporte público, mediante el Metro, y autobús.

Mapa-detalle de la actuación efectuada en Benimàmet-Beniferri.

Mapa-detalle de la actuación efectuada en Benimàmet-Beniferri. / R.L.V. / Ayuntamiento de València

Esta infraestructura, con un ancho de cinco metros, contará con barandillas de protección, ajardinamiento e iluminación. Además, también se han creado unos ramales provisionales con el viario de Beniferri y con la zona terciaria de Burjassot para facilitar el acceso al parque Ademuz. El «puente» impulsado por la Generalitat puede ser el punto de inflexión que marque una nueva etapa de relaciones sociales y humanas entre los habitantes de estos dos pueblos que están unidos bajo una sola unidad administrativa. En fin, será la «reunificación».