Un patinete arrolla a una niña en un carril bici que el colegio lleva denunciando seis años por peligroso

La conductora de un patinete arrolló a la pequeña, que sufrió heridas graves, y se dio a la fuga

Desde 2018, la comunidad educativa ha denunciado múltiples incidentes por el carril bici que pasa junto a la puerta del centro

Un conductor de patinete circula por el carril bici pegado al colegio.

Un conductor de patinete circula por el carril bici pegado al colegio. / R. L. V.

José Miguel Vigara

José Miguel Vigara

«Este miércoles tuvimos suerte porque en las escuelas siempre hay un ángel de la guarda y ese día tampoco estaba de vacaciones. ¿Pero la pregunta es tiene que pasar algo más grave para que el Ayuntamiento de València tome medidas?». Con estas palabras se expresa una portavoz de la comunidad escolar del CEIP Comunitat Valenciana de Campanar al diario Levante-EMV, tras el atropello ocurrido esta semana en la puerta del centro escolar ubicado en la Avenida Pío XII del barrio de Tendetes. «Las familias diariamente -lamentan en el colegio- comprueban cómo la seguridad de sus hijos se ve amenazada por la cantidad de vehículos que transitan por el carril bici haciendo caso omiso a las señales y a las advertencias de los padres y las madres, sobre todo, en cuanto a la velocidad».

Tal como explican fuentes de este centro de infantil y primaria, desde 2018, padres y madres, docentes y alumnos, así como el AMPA y el Consejo Escolar vienen advirtiendo del grave peligro para la integridad de los niños, sus familias y sus profesores que supone el intenso tráfico del carril bici, que literalmente está pegado al recinto escolar. «Pero este miércoles, 19 de junio, a las 13 horas, tuvimos un incidente de mayor dimensión». Una mujer de unos 30 años, morena y de estatura media, que conducía un patinete a toda velocidad arroyó a una alumna de tres años y lejos de parar, se dió a la fuga. «Afortunadamente, la menor, sólo sufrió contusiones, susto, lloros…….y ayer jueves ya pudo sistir al colegio ya que los golpes no tuvieron mayores consecuencias, según el informe del hospital al que tuvo que ser trasladada», explican fuentes de la dirección. La conductora cayó al suelo por el choque, se levantó y salió huyendo. 

Detalle de la señal que no respetan los patinetes y los ciclistas.

Detalle de la señal que no respetan los patinetes y los ciclistas. / R. L. V.

"¿Podrían estudiar otra ubicación para el carril bici?"

«¿Es necesario seguir con esta situación que se viene comunicando desde el año 2018? ¿Podrían estudiar otra ubicación del carril bici para que no pase por la única puerta de un colegio público de Educación Infantil y Primaria donde acude alumnado desde los tres hasta los doce años?», se pregunta una responsable del colegio que ha enviado repetidas cartas y escritos al ayuntamiento para que tome medidas.

Pero las incidencias y los percances suceden a diario. El CEIP Comunitat Valenciana acoge a 180 niños y niñas, por tanto, a las horas punta, de entrada y salida se acumulan una gran parte de personas en las puertas del centro. «Solo hay una entrada, además situada junto a la parada de la EMT y cerca del Metro» lo que provoca que continuamente los padres y las madres, y los escolares, «invadan», muchas veces sin darse cuenta el carril bici. O que los niños y las niñas crucen la vía de forma repentina. Como ocurre en todos los coles y con todos los escolares. ¿Qué pasa? Hay continuas discusiones entre los padres y los profesores con los ciclistas y los conductores de los patinetes que transitan a toda velocidad por el eje ciclable. Entre otras cosas, porque no está bien señalizado ya que hace dos años, se colocó una señal que apenas se ve desde lejos donde se indica que en horario escolar, los usuarios de bicis y patinetes tienen que bajarse de sus vehículos y transitar a pie por esta zona. Sin embargo, «es un porcentaje muy bajo, casi nulo quien respeta la señalización o el que la visualiza ya que cuesta verla», subrayan estas fuentes.

El eje ciclable parte la acera en dos

El carril bici, indican los portavoces del CEIP de Campanar, «parte la acera en dos mitades». A la entrada y salida de los pequeños, «unas familias se quedan más cercanas a la puerta; otras detrás del carril bici, pero cuando los progenitores recogen, por turno ya que el espacio es mínimo, a sus hijos e hijas, primero deben mirar muy bien que no venga un bólido a gran velocidad y colisione contra ellos», lamentan los responsables de la comunidad escolar.

Por todo ello, la comunidad escolar del CEIP Comunitat Valenciana ha vuelto a exigir al ayuntamiento «una solución definitiva» que pasaría por modificar el itinerario del carril-bici, reducir la velocidad en la propia vía ciclista o incluso suprimirlo, ante el peligro que supone para escolares, familias y docentes.