21 de agosto de 2019
21.08.2019
Turismo

Viajes baratos y cómo conseguir chollos en septiembre

Estos son los mejores consejos que ofrece una gran agencia online para ahorrar dinero

21.08.2019 | 13:16
'Skyline' de Manhattan, en la ciudad de Nueva York.

Las vacaciones a finales de verano ya han sido bautizadas con su propio nombre: septubre. Ese nuevo término define a los "rebeldes" que deciden quedarse en la oficina en verano y ser de los últimos en cogerse vacaciones, con el fin de evitar la famosa "temporada alta", yendo a contracorriente en esa creencia de que irse de vacaciones en el período estival es hacerlo en julio y agosto.

Si bien, ambos meses son los que tienen mayor índice de desplazamiento y mayor número de reservas, también es cierto que esto hace que los precios sean un poco más elevados. Todo cambia justo después. De ahí el nacimiento de 'septubre', una nueva época de veraneo nada tardío porque todavía se puede disfrutar de un clima envidiable con su respectiva playa, terrazas, campo, fiestas€ En este periodo los hoteles de temporada siguen abiertos de par en par como si el verano no fuese a acabar nunca.

Lo mejor de todo: se pueden encontrar excelentes chollos. Si se trata de viajes al extranjero es un 24% más barato hacerlo esta franja en comparación con julio y agosto. El ahorro es un poco mayor si el destino está dentro de España: la diferencia puede ser de un 28% más barata con respecto a agosto, según la agencia de viajes online Rumbo.es, que trae una serie de consejos para ahorrar en tu próximo viaje y hacer de septubre uno de los mejores momentos para viajar.

Vuelos: la gran oportunidad de ahorrar y conocer más

Reservar un vuelo en septiembre puede significar llegar a ahorrar hasta un 30% y en octubre un 25% con respecto a agosto. Además, hacer escalas es una oportunidad para enriquecer el viaje con un tour exprés por el destino donde se espera la conexión, sin gastar en alojamiento.

Otra opción para abaratar costes en hacer la ida y la vuelta en diferentes aerolíneas, mediante combinaciones de fechas y horarios que sean más económicos. Tampoco hay que descartar la opción de los planes vuelo + hotel. Estos paquetes están pensados para encontrar las mejores combinaciones al mejor precio. Tras los meses típicos de verano se pueden conseguir estos paquetes hasta un 27% más económicos que en agosto. Una oportunidad magnífica de ahorrar tanto en dinero como en tiempo, ya que no será necesario invertir horas buscando hoteles y vuelos.

Destinos: mantener la mente abierta a cualquier idea

A la hora de elegir destino debemos ser flexibles. Es cierto que siempre existen prioridades, pero se puede realizar un ranking de destinos top y ver cuál sale más económico en septiembre u octubre. La buena noticia es que el sitio estrella del verano, la playa, habrá pasado de estar en temporada alta a media, con su consecuente reducción de precios, y con las buenas temperaturas y los últimos coletazos del verano aún se pueden aprovechar los rayos de sol y las olas. También se pueden hacer rutas por varias ciudades (países incluso).

Llegar a un aeropuerto y regresar por otra ciudad puede reducir el impacto el bolsillo, además de ser una forma de conocer más en los pocos días que se disponen de vacaciones. Y como el alojamiento es algo indispensable, la buena noticia es que en lo que se refiere a reservas de hotel el ahorro en septiembre es de un 12% con respecto a julio. Si salimos de vacaciones en octubre el ahorro será mucho mayor: de hasta un 27% en comparación con agosto.

Una vez allí: descubrir lo gratis y retener los billetes

A veces, lo más difícil en los viajes en controlar los gastos una vez que llegas al destino. Que si una cervecita en esta terraza, un souvenir bonito, bares demasiado "llenos de turistas"€ Es momento de pararse y evaluar un poco el presupuesto disponible. Ir a comer a restaurantes más alejados del centro, a los que van los locales es una gran idea. En ellos se puede disfrutar de la gastronomía de la zona al mejor precio.

También es momento de descubrir todo lo que se puede hacer en el destino elegido, como actividades, espectáculos o tours, de forma gratuita. Cambiar el alquiler de un coche o el uso de taxis por bicicletas o patinetes ayudará a reducir gastos. Además, podría ser una buena oportunidad para llegar a rincones que, de no ser de esta forma, no se hubiesen descubierto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook