30 de agosto de 2019
30.08.2019

La Gomera, la esmeralda canaria

La pequeña isla mantiene la mayor reserva de laurisilva y unos modos de vida ancestrales

30.08.2019 | 08:31
Los Órganos, uno de los paisajes más representativos de la isla.

La isla esmeralda fue el último lugar conocido que pisó Cristóbal Colón antes de adentrarse en la mar océana en busca de las Indias. Pequeña, redonda, humeda y verde, la Gomera es un pedazo de paraíso en medio del Atlántico. También es la isla que mejor conserva las tradiciones ancestrales de los antiguos aborígenes y el mayor bosque de laurisilva, un árbol de la era terciaria. Una jungla llamada Garajonay, cuyos riachuelos crecen en otoño.

Un foclore anclado en el pasado y un medio de comunicación único en el mundo: el silbo gomero.

Unos viajeros de otras tierras recorren una carretera secundaria en su coche. El mapa, de repente, se ha vuelto un misterio y no saben en qué pueblo de la isla se encuentran. "Perdona, pequeño, ¿dónde estamos?" El niño, que lleva un palo en una mano y una sombra en forma de perro peludo a sus pies, responde, mirando extrañado: "En La Gomera". Los extranjeros, muertos de risa, le piden que concrete un poco más. "Ahh, en Chipude", dice el muchachillo, pensando, seguramente: "¿Dónde van a estar?" Esta anécdota, que, como diría aquel, es verídica y además pasó de verdad, resume un poco el carácter del pueblo gomero, sin duda, lo mejor de la isla colombina, que no tiene ni un solo rincón que no valga la pena visitar.

Lo primero que viene a la cabeza cuando se piensa en La Gomera, además del silbo, es su pulmón de laurisilva: el Parque Nacional de Garajonay. La exuberancia de esta vegetación del Terciario es impactante. La humedad suspendida entre los brezos, las fayas y los barbuzanos le da un aspecto misterioso que hace disparar la imaginación. No tiene precio pasar por los túneles excavados en la piedra que destila gotas como si fuese la pila gigante de una casa canaria. El Parque está lleno de senderos deliciosos.

El Parque Nacional de Garajonay. Shutterstock

Hay que perderse, plano en mano y bien pertrechado con agua abundante y un bocadillo al gusto. Pero hay otras cosas que se ofrece la isla, entre ellas, la gastronomía. Como plato fuerte, el almogrote, una crema a base de queso que se unta y se disfruta como aperitivo.

La miel de palma, manjar que existe gracias a los guaraperos, tampoco hay que perdérsela.

La playa de Santiago es la opción para aquellos que no puedan vivir sin su ración de salitre y arena negra. Por último, una mención al silbo gomero, Patrimonio de la Humanidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook