Perder peso es uno de los objetivos que persigue la mayoría de personas. Lo ideal para ello es hacer ejercicio de forma regular, pero si no has encontrado ningún deporte que e apasiona, no te gusta ir al gimnasio, o directamente no tienes tiempo, también puedes conseguir tu objetivo.

Los expertos aseguran que la clave está en mantener una vida activa, y aunque parezca increíble puedes adelgazar solamente caminando. Para conseguirlo debes caminar durante, al menos, 150 minutos a la semana, lo que se traduce en 2 horas y media semanales.

No obstante, no vale cualquier tipo de caminata, y es que el ritmo al que debes andar para obtener resultados tiene que ser de 6 kilómetros/hora como mínimo, y durante al menos media hora, que es cuando se comienza a quemar grasa.

Para poder llevar a cabo esta práctica puedes tratar de dejar el coche, el patinete eléctrico o el transporte público a un lado, para comenzar a hacer los trayectos de tu día a día caminando. Por ejemplo, puedes empezar por tratar de ir a trabajar a pie. Para ello no olvides calzar un zapato cómodo que te permita llevar un buen ritmo.

Lo ideal sería que además de caminar como mínimo media hora diaria trataras de realizar ejercicios para tonificar. Si tampoco estas dispuesto a ello no te preocupes, también existe una alternativa para ello: subir las escaleras andando. Dejar a un lado el uso del ascensor te ayudará a tonificar tus gluteos y piernas.