San Malaqu√≠as de Armagh fue un renombrado arzobispo cat√≥lico que naci√≥ en esta ciudad irlandesa en 1094 y cuyo nombre ha trascendido gracias a dos famosas profec√≠as: la c√©lebre profec√≠a de los 112 Papas (lanzada en 1595, apenas unos a√Īos despu√©s de la publicaci√≥n del libro de Las Profec√≠as de Nostradamus) y otra relacionada con Irlanda.

Estas dos conocidas predicciones surgieron m√°s de cuatro siglos despu√©s de la muerte de San Malaqu√≠as y han despertado un enorme inter√©s en medio mundo puesto que la primera anunciar√≠a el fin del mundo con la llegada del √ļltimo Papa, una pont√≠fice que ser√≠a el actual: el Papa Francisco.

El Papa Francisco, el √ļltimo pontifice seg√ļn las profec√≠as de San Malaqu√≠as.

Desde temprana edad, San Malaquías demostró su dedicación a la fe católica. Durante un viaje a Roma tras ser llamado poor el Papa Inocencio II, el santo irlandés tuvo una visión de los futuros Sumos Pontífices que ocuparían el trono de San Pedro hasta la segunda venida de Jesucristo.

Inspirado por esta visión, San Malaquías redactó 112 lemas o frases breves en latín que describían a los futuros papas. Se dice que este documento fue resguardado en los archivos secretos del Vaticano y no fue descubierto hasta 1556 por un bibliotecario.

San Malaquías y los Papas

La profec√≠a de los Papas de San Malaqu√≠as consiste en una serie de 112 lemas o frases cortas en lat√≠n, sin numeraci√≥n, que hacen alusi√≥n a los 112 papas que gobernar√°n la Iglesia Cat√≥lica desde Celestino II (1143-1144) hasta el √ļltimo pont√≠fice, incluyendo a los antipapas. El √ļltimo lema se refiere al Papa 112, identific√°ndolo como Petrus Romanus (Pedro el Romano), con una vaga cita de car√°cter apocal√≠ptico. Cada uno de los lemas ha sido objeto de interpretaciones y especulaciones a lo largo de los siglos.

El Papa Juan XXIII.

El Papa Juan XXIII (1958-1963), por ejemplo, fue descrito como Pastor et Nauta (Pastor y Navegante) en las profecías de San Malaquías. Esta descripción podría estar relacionada con el hecho de que Juan XXIII era el patriarca de Venecia, ciudad de navegantes, y que utilizaba ornamentos que representaban un gran velero. De manera similar, el Papa Pablo VI (1963-1978) fue descrito como Flos florum (Flor de las flores), lo cual podría relacionarse con las tres flores de lis presentes en su escudo de armas. Estas interpretaciones se han aplicado a varios papas a lo largo de la historia.

La profecía también menciona al Papa Juan Pablo I (26 de agosto al 28 de septiembre de 1978), quien fue descrito como De medietate lunae (De la mitad de la luna). Este pontífice proviniera de la diócesis de Belluno, cuyo nombre significa bella luna, y que su reinado comenzara el 26 de agosto de 1978, cuando la luna estaba exactamente en su fase de media luna.

Su sucesor, Juan Pablo II (1978-2005), quien visitó numerosos países durante su papado, fue descrito como De labore solis (El que trabaja del amanecer al atardecer). Esta descripción podría relacionarse con el extenso viaje y labor incansable que llevó a cabo en su pontificado.

El Papa Juan Pablo II.

Benedicto XVI (2005-2013), por su parte, fue descrito por San Malaquías como Gloria Olivae (La gloria del olivo), ya que pertenece a la Orden de los Benedictinos, cuyo emblema incluye un olivo.

El √ļltimo Papa y el fin del mundo

La profec√≠a de los Papas de San Malaqu√≠as culmina con una cita apocal√≠ptica en lat√≠n que menciona al √ļltimo papa, identificado como Petrus Romanus. Seg√ļn la profec√≠a, este pont√≠fice gobernar√≠a en medio de grandes tribulaciones y ser√≠a testigo de la destrucci√≥n de la ciudad de las siete colinas, seguida del juicio divino.

Si la profec√≠a de San Malaqu√≠as es correcta, el actual Papa Francisco, quien sucede a Celestino II como el Papa 112, ser√≠a el temido Pedro el Romano, el √ļltimo Papa antes del fin del mundo.

Resulta interesante destacar que, después de su elección como Papa, Francisco ha hecho énfasis en su título de "Obispo de Roma" y ha firmado su nombre en italiano en lugar de latín en los documentos oficiales del Vaticano. Además, eligió el nombre de San Francisco de Asís, el santo más conocido en Italia y cuyo segundo nombre curiosamente era Pedro.

La profec√≠a de los Papas de San Malaqu√≠as ha generado controversia desde que se public√≥ por primera vez en 1595, 450 a√Īos despu√©s de su muerte. Algunos estudiosos se√Īalan que San Bernardo de Claraval, quien fue un gran admirador de San Malaqu√≠as y escribi√≥ sobre sus obras y milagros, no menciona ninguna profec√≠a, visi√≥n o lista enigm√°tica dejada por este santo en sus escritos. A pesar de las discusiones y el escepticismo que rodean a estas profec√≠as, contin√ļan fascinando a aquellos interesados en el misterio y la interpretaci√≥n de los eventos futuros.