04 de enero de 2012
04.01.2012

Casas sin paredes para 'singles'

Viviendo solo en un piso de menos de 70 m2, lo ideal es aprovechar los espacios y abrir tabiques y puertas

13.01.2012 | 02:51
Loft.

Magazine

"La persona que habita esta casa vive sola y no tiene en proyecto vivir de otra forma", explican los arquitectos Pablo Fernández Lorenzo y Pablo Redondo Díez. Por ello, cuando acometieron la reforma de este piso madrileño de 70 m2, el planteamiento fue que pudiera disfrutar en todo momento del máximo de su espacio completo. ¿Por qué cerrarse tras tabiques y puertas para ducharse o lavarse la cara, cuando la intimidad ya la proporciona el conjunto de la propia vivienda?

El proyecto se centró en dos actuaciones. Una consistió en engrosar la pared ciega de la casa, creando una franja de armario de 14 m de largo que permite almacenar todo lo necesario en una vivienda. La segunda fue situar un mueble central exento, muy alargado, que incluye cuarto de baño y cocina, de modo que se agrupan las instalaciones necesarias en las zonas de agua de la casa.

La forma en L de la vivienda llevó a colocar esta pieza en el centro del brazo largo, y la sala comedor, en el corto, con vistas a la calle. En el otro extremo queda el dormitorio con ventana a un patio interior. Con el pavimento continuo naranja se ha querido destacar el suelo como superficie que acoge y unifica con calidez las distintas zonas de la vivienda.

Al mismo tiempo se deseaba tener la opción de controlar ruidos y olores cuando hay visitas o invitados. Por ello se ingenió un sistema de puertas que permiten aislar el baño y la zona de dormir del resto de la casa. Al abrir las puertas del armario que aloja el inodoro, estas quedan alineadas con la caja de cristal de la ducha y el baño y se crea un espacio cerrado que cuenta con una ventana propia para ventilar.

Cuando hay visitas, se puede aislar visualmente el baño y dormitorio del resto de la vivienda con una puerta corredera. Una cortina sujeta con imanes en el vidrio del lavabo lo separa de la cocina. También es posible cerrar la zona de trabajo de la cocina cubriéndola con una mesa en L que hace las veces de tapa. Cuando se abre y coloca a continuación, sirve de mesa-barra auxiliar.

Esta vivienda es un claro ejemplo de cómo las reformas en pisos con plantas singulares requieren soluciones muy a medida, donde el diseño al detalle cobra importancia para que todo funcione con pleno sentido para quien la habita.°

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook