13 de julio de 2018
13.07.2018

Trucos para desinfectar la casa sin usar productos químicos

Soluciones caseras y naturales para mantener todas las estancias de tu hogar como los chorros del oro

13.07.2018 | 10:02
Trucos naturales para limpiar tu hogar

Para mantener limpio cada rincón de nuestro hogar muchas veces recorremos a productos químicos para sacarle el máximo brillo y conseguir un buen aroma. No obstante, muchos de estos productos de limpieza pueden ser sustituidos por alimentos o productos naturales que también tienen cualidades abrillantadoras o antioxidantes.

Con esta solución, evitamos cualquier tipo de irritación en piel y ojos además de ser más respetuosos con el medio ambiente. Alimentos como el limón, el vinagre, las cebollas, las patatas, los zumos de fruta o las bebidas con gas, nos pueden ayudar a limpiar la casa o determinados objetos.

Bebidas gaseosas

Si quieres devolver el color natural a los suelos de madera, friégalos con té negro ya que su componente principal se encuentra en la corteza de los árboles. ¡Verás cómo lucen! Además, para remover el óxido de cualquier objeto (cubertería, joyas, ollas...) puedes utilizar bebidas carbonatadas, alimentos cítricos, o zumo de alguna fruta o verdura ácida. Las cebollas también tienen un efecto parecido ya que sus aminoácidos y enzimas ayudan a hacer desparecer el óxido.

Si quieres devolver el color natural a los suelos de madera, friégalos con té negro. Getty Images

Vinagre con agua oxigenada

El vinagre es un eficaz limpiador casero pero sus propiedades desinfectantes se incrementan si se combina con agua oxigenada. La mezcla es capaz de eliminar la bacteria E. coli y otros gérmenes, así que esta fórmula se convierte en un recurso ideal para la limpieza diaria del hogar.

Mezcla en una botella con difusor, 500 ml de vinagre blanco, 400 ml de agua y 50 ml de agua oxigenada. Agita bien y aplica con el difusor sobre encimeras, baños, inodoros...

Vinagre y limón

La combinación vinagre y limón es tan sencilla como eficiente. Getty Images

Esta combinación es tan sencilla como eficiente. Mezcla en una botella con vaporizador un litro de agua con un cuarto de litro de vinagre blanco y el jugo de un limón. Utiliza la fórmula para empapar el trapo con el que desees limpiar cualquier superficie. Es recomendable que el agua esté caliente para potenciar su efecto desinfectante, sobre todo si nos disponemos a limpiar superficies como el inodoro.

El bicarbonato y sus excelentes usos para el hogar

El bicarbonato es una gran arma contra la cal que se instala en metales y grifos. Además, elimina los malos olores y repele insectos, así que no te olvides de tener tu bote en casa.

Si quieres limpiar y desinfectar el horno, rocía su interior con agua y añade dos cucharadas de bicarbonato de sodio. Cierra el horno y deja que actúe toda la noche. A la mañana siguiente, sólo deberás pasar un paño mojado con agua y jabón y aclararlo posteriormente.

Para que tus tuberías funcionen perfectamente echa dos cucharadas de bicarbonato por el desagüe y después 250 ml de vinagre. Deja que actúe durante toda la noche y a la mañana siguiente aclara con abundante agua caliente.

Para manchas

Las manchas de café se pueden quitar con una yema de huevo. Getty Images

Existe una solución natural para cada mancha. Si quieres acabar con la tinta en la ropa debes utilizar la leche; para eliminar los restos de sangre, el agua con sal será un buen quitamanchas natural. Para manchas de moho, utiliza una mezcla de vinagre y sal.

Si de repente descubres una mancha de café en tu camisa favorita prueba con mezclar una yema de huevo en media taza de agua tibia. Aplícalo encima y déjalo durante unos 20 minutos para que haga efecto. A continuación, enjuaga la prenda.

Para manchas en general, utiliza media taza de vinagre con un cuarto de agua tibia y un cuarto de taza de bicarbonato de sodio. Aplícalo directamente sobre la ropa, déjalo actuar durante un cuarto de hora y enjuaga.

Como has visto, la naturaleza nos ofrece muchos recursos para mantener la armonía y la limpieza en nuestro hogar, cuidando nuestro entorno y también nuestro bolsillo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook