30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Contenedores de barco para vivir

Marcos Gómez, tras once años en silla de ruedas, dejará su piso para trasladarse a una casa reciclada: “Quiero salir al jardín y tener perro”

Simulación del exterior del futuro domicilio de Marcos Gómez. | C. M. N. A. ILLESCAS

Simulación del exterior del futuro domicilio de Marcos Gómez. | C. M. N. A. ILLESCAS

En una finca de Los Corros (Siero) –probablemente– se alzará una casa muy especial, con un inquilino tanto o más especial que ella. Estará construida con contenedores de barco y adaptada para su tripulante, el ovetense Marcos Gómez Gallego, nacido en 1968 y que lleva en silla de ruedas desde hace once años, tras sufrir un accidente laboral y quedarse tetrapléjico. Según explica, quería dejar la ciudad y trasladarse al campo, pero “no en una casa convencional de pueblo”. Ahí se cruzó en su camino la empresa Mare Nostrum Construcciones, que le ofreció la singular opción de hacerle un domicilio con contenedores de barco, cien por ciento ecológico, de bajo consumo y, por primera vez en Asturias, adaptada completamente a una persona en silla de ruedas.

Ayer, Gómez visitaba algunas de las fincas que le ofrecen para colocar su nueva edificación, en el pueblo de Los Corros, en Siero. Lo hacía acompañado de Carlos Vázquez, director de expansión de la firma que levantará su casa.

Allí, en su presencia, Gómez miraba encantado el terreno, a los caballos y escuchaba el sonido de los pájaros. Eso era lo que él quería. “Llevo once años en la silla después de un accidente cuando conducía la furgoneta de la empresa de transportes para la que trabajaba”, cuenta.

Poco después, hace ocho años, se trasladó a un piso en La Corredoria. “Estoy harto de vivir en un bloque alto, de los cotilleos de los vecinos y de pasarme casi todo el día en su interior”.

Su rutina se basa en “salir a hacer los recados y dar un paseo por la mañana y, después, pasar el resto del tiempo dentro del piso, dependiendo para muchas cosas de otras personas”.

El interior de la casa de Marcos Gómez

En unos meses, calcula que seis, todo eso cambiará. Se instalará en la zona rural de Siero, en una casa hecha de contenedores de barco, con los acabados y la distribución que elija. “Por fin podré salir al jardín, tomar el sol e incluso tener un perro, que es algo que he echado en falta desde que tuve el accidente”, relata.

Parte de la responsabilidad de que haya tomado esta decisión la tiene la compañía Mare Nostrum, de la que tuvo conocimiento a través de las redes sociales. Sus responsables, rápidamente le ofrecieron la opción de construir un espacio personalizado: “Me interesaba que fuera ecológica”, destaca Gómez.

Su vivienda se ubicará en una parcela de algo más de 1.000 metros cuadrados y el interior tendrá unos ochenta. “Será sostenible, ecológica, con la máxima eficiencia energética, sin barreras arquitectónica, con un 80% de materiales reciclados, menos contaminante, un 30% más económica y con un 60% de ahorro en gasto posterior”, detalla Vázquez.

En total, le costará 150.000 euros, incluyendo la compra del terreno. Una inversión que puede afrontar gracias a su pensión: “Lo que quiero es hacerme mayor aquí, ser parte del pueblo y vivir tranquilo y feliz”, concluye Gómez, cada vez más cerca de hacer realidad su sueño de tirar las barreras de su vivienda, para abrirse a la existencia contemplativa, aunque activa.

Compartir el artículo

stats