Como cada año, con la llegada del buen tiempo y el aumento de las temperaturas se multiplica la presencia de insectos a nuestro alrededor. También dentro de las casas, donde la proliferación de estos animales aumenta considerablemente durante estos meses de calor. Cucarachas, termitas, escarabajos, chinches y abejas se multiplican con enorme rapidez y pueden llegar a colonizar nuestros espacios habitables. También las hormigas, uno de los insectos más presentes en las casas españolas cuando llega el buen tiempo.

Aunque la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA) advierte de que la presencia aislada de estos animales no debe ser considerada como una plaga, sí alerta sobre su enorme capacidad de reproducción.

A diferencia de otros insectos que sí pueden suponer un riesgo para la salud, ya que pueden transmitir enfermedades como salmonelosis, diarreas, fiebres o leptospirosis, en principio las hormigas no suponen ningún peligro. En cambio, sí que pueden llegar a resultar extremadamente molestas. Las hormigas invaden los hogares para buscar alimentos, por lo que es "muy importante" que las despensas y cocinas se mantengan extremadamente limpias y evitar la acumulación de restos de comida como, por ejemplo, migas de pan debajo de los muebles o sobre las encimeras.

Además, es fundamental que los alimentos se almacenen en recipientes herméticos siempre que sea posible para evitar que sean contaminados. Además, resulta fundamental mantener en todo momento unas óptimas condiciones higiénicas.

Remedios caseros contra las hormigas

Además, te ofrecemos diez remedios naturales y económicos que te pueden ayudar a acabar con las molestas hormigas en tu casa.

Zumo de limón

Estos insectos no son nada amigos de este fruto, ya que perturba su sentido de la orientación. Rocíalo por las zonas donde veas hormigas.

Vinagre (mezclado con agua a partes iguales)

Otro líquido que las hormigas aborrecen. Su fuerte olor te ayudará a repelerlas. Además, el vinagre elimina los rastros de olor que utilizan estos insectos para moverse, por lo que es muy eficaz. Espárcelo por los rincones y zonas en las que veas hormigas, prestando especial atención a las encimeras, fregadero y ventanas.

Polvos de talco o tiza

Un ingrediente de la tiza y los polvos de bebé es el talco, que es un repelente natural de hormigas.

Bicarbonato de sodio y azúcar

Es una mezcla nociva para el cuerpo de las hormigas, por lo que huirán de ella.

Granos de café

El olor que desprenden actúa como un repelente para las hormigas. Colócalos en puntos estratégicos, como el jardín y alrededor de la parte exterior de tu casa.

Remedios caseros contra las hormigas: el café es un excelente truco contra estos insectos.

Harina de maíz

Este producto, además de interrumpir los rastros de olor de las hormigas, provoca lo muerte de los insectos que lo ingieren, ya que son incapaces de digerirlo.

Cáscaras de pepino y cítricos

Las hormigas las evitan, ya que al descomponerse se vuelven tóxicas para ellas.

Menta

La hoja de menta o las bolsas de té sirven para ahuyentar a las hormigas. Ponlas alrededor de las ventanas y puertas y por las grietas por donde acceden estos insectos.

Hierbas y especias

Desprenden un fuerte olor que repele a las hormigas. Colócalas en armarios y cajones. Además, la canela, la pimienta negra o el ajo cumplen la misma función, por lo que prueba a espolvorear esas especias en zonas donde has visto hormigas.

Bórax

Mézclalo con agua y azúcar y esparce la pasta que se crea en los rincones donde veas hormigas.