Pocas cosas pueden llegar a generar tanto rechazo como poner la lavadora. Este electrodoméstico llegó a las casas para evitar el duro trabajo de lavar a mano la ropa. Hasta ese momento, la ropa se debía lavar a base de esfuerzo, restregones y trabajo en tablas de lavar o bien en lavaderos públicos, da igual si era invierno o verano, si estaba helado o no. Las modernas lavadoras han supuesto el fin de todo eso. Con solo darle a un botón el electrodoméstico se ocupa de todo: enjuagar, enjabonar, lavar y hasta de centrifugar. Sin embargo, todo avance tiene un precio y en este caso la lavadora trae consigo un gran reto: entender sus menús, todas sus opciones y todos los programas para no acabar con los pantalones dos tallas más pequeñas o los jerséis de lana del tamaño de una muñeca.

Los símbolos de la lavadora

Ya sean de ruleta, digitales o táctiles, entender el menú de las lavadoras y sus símbolos es para aquellos que no tienen experiencia en esta labor del día a día algo parecido a lo que debió significar contemplan los primeros jeroglíficos egipcios antes de conocer su significado y correspondencia gracias a la piedra Roseta.

Estos electrodomésticos están preparados para aplicar diferentes ciclos de lavado según el tipo de prenda y los tejidos. También incluyen programas con diferentes duraciones de tiempo para lograr una mayor limpieza en caso de prendas muy sucias.

Algunos de los símbolos de la lavadora que te ayudarán a entender los menús de lavado

Algunos de los símbolos de la lavadora que te ayudarán a entender los menús de lavado

Programas especiales

  • Prendas delicadas:  recomendado para tejidos muy especiales como la seda y que no acaben en mal estado. Se reduce la temperatura del lavado y se aplica una menor velocidad de centrifugado. Utilízalo si no sabes exactamente de qué tejido es la prenda que quieres limpiar. Así no te la juegas.
  • Rápido o exprés: Ideado para la vida frenética y prendas de día a día que casi no se hayan ensuciado. Puedes tener tu colada lista entre 20 y 30 minutos.
  • Sintético, algodón o lana: Aquí es necesario que revises la etiqueta de la prenda (normalmente los símbolos coincidirán con los de la lavadora, afortunadamente). Según sean de algodón, sintético o lana cada uno se lavará de una manera muy diferente. En el caso del algodón, las prendas son más resistente que las hechas con lana, que tienden a encoger. Por tanto, el centrifugado y temperatura se autorregulan según la selección del menú.
  • Programas especiales para ropa oscura o deportiva: Aquí es importante que la ropa oscura no pierda el color (cuidado de no mezclarla con la ropa clara). Para ello, la lavadora ajustará el ciclo de lavado con con una gran cantidad de agua y se aclara muy bien con una alta temperatura. Por otro lado, la ropa de deporte estará como máximo 30 minutos lavándose para que no se desgaste demasiado.
  • Prelavado: Es uno de los secretos para evitar que tu colada huela a húmedo. Este programa es el adecuado para cuando no quieres programar la lavadora. Permite iniciar el lavado y dejar el tambor con agua. De esa manera la ropa no olerá y si hay manchas resistentes se podrán eliminar más rápidamente cuando acabes el ciclo de lavado.
  • Antialérgico y ropa infantil o bebés: La lavadora puede convertirse en un herramienta más para acabar con ácaros y alérgenos. Este menú ajusta el lavado a altas temperaturas. De esa manera se lleva a cabo una desinfección total. Cuidado con este programa en tejidos que no puedan lavarse con agua caliente.

Entender los símbolos de la lavadora

El manual de la lavadora: la piedra Roseta

Por si no fuera suficiente entender cada uno de estos programas, cada fabricante tiende a modificar ligeramente la iconografía de cada menú y opción de lavado en sus electrodomésticos. El consejo que debes aplicar a rajatabla para garantizar que aprovechas al máximo todas las posibilidades de tu lavadora es que leas detenidamente el manual de instrucciones que trae consigo. Algunos fabricantes disponen de pequeños gráficos en los que resumen cada uno de los menús.

Al cabo de unas semanas, te habrás familiarizado con ellos y la lavadora ya no tendrá secretos para ti.