Empiezan a bajar las temperaturas y con el frío se cierran las ventanas y balcones de las casas, lo que en ocasiones favorece que aumente la humedad en las viviendas debido a una menor ventilación y a la presencia de mayor humedad en el exterior.

Este es un fenómeno que se repite sobre todo en las estancias con menos ventilación, como los baños y algunas habitaciones, donde la humedad incluso puede llegar a manchar las paredes. Cuanto esto sucede, es imprescindible actuar y buscar el foco del problema, ya que por mucho que limpiemos y aseemos las paredes, las manchas volverán a aparecer una vez tras otra hasta que se resuelva el origen de la humedad. Lo más habitual es que haya una grieta en una pared o incluso una pequeña fuga en una conducción de agua. Lo ideal sería localizarlas y repararlas lo antes posible.

También puede ocurrir que se trate de estancias con poca ventilación debido a la ausencia de ventanas, con lo que entonces será necesario echar mano de un deshumidificador para eliminar ese exceso de humedad en el ambiente, que también puede llegar a ocasionarnos problemas de manchas e incluso moho, muy desagradable y, sobre todo, mucho más peligroso para la salud.

Si el problema con la humedad en casa ha llegado a generar manchas en las paredes, habrá que actuar para limpiarlas y eliminar el posible moho que haya en ellas una vez solucionado el origen de esa humedad.

Para limpiar las manchas de humedad de las paredes puedes utilizar varios trucos de limpieza y métodos, aunque siempre deberás protegerte la piel con guantes y, a ser posible, incluso con gafas y mascarilla. Hay muchos productos para eliminar estas manchas, aunque también puedes acabar con ellas utilizando productos naturales.

Productos para limpiar la humedad

Para acabar con estas manchas de humedad, puedes optar por alguno de los productos que a continuación te indicamos. Todos ellos tendrás que aplicarlos de la misma forma para eliminar el moho, así que elige el que prefieras. Todos dan excelentes resultados.

  • Vinagre blanco
  • Amoníaco
  • Bicarbonato (mezclado con agua)
  • Agua oxigenada
  • Lejía (una parte de lejía por tres de agua)

Lo mejor para eliminar las manchas de humedad es que introduzcas el producto elegido (vinagre, amoníaco, etc) en un pulverizador con el que rociarás abundantemente la mancha. Déjalo actuar al menos durante 30 minutos y, luego, retíralo con la ayuda de una bayeta ligeramente humedecida. Espera a que la pared seque y comprueba los resultados.

Manchas de humedad en las paredes: cómo limpiarlas. SHUTTERSTOCK

Te puede interesar:

Si quieres quitar las manchas de humedad de las paredes con lejía, tendrás que elaborar la proporción indicada más arriba y aplicarla sobre la pared con la ayuda de una esponja. Vigila que la estancia esté bien ventilada en esos momentos o, al menos, no permanezcas en ella más del tiempo imprescindible. La misma recomendación sirve para el amoníaco. Una vez que el producto haya reposado y actuado sobre el moho, retíralo con una bayeta ligeramente humedecida y deja secar el muro.

En caso de que las manchas de humedad hayan aparecido en las juntas de los azulejos de una habitación, como por ejemplo en el baño, elimínalas aplicando alguno de los productos antes mencionados con la ayuda de un cepillo de dientes desgastado. Luego, retira y deja secar.