Se acercan las Navidades y, con ellas, la ilusión de comprar y envolver los regalos para nuestros seres queridos. Ahora que ya ha pasado el Black Friday, seguro que son muchas las personas que ya tienen listos sus regalos, pero no tienen claro qué papel elegir para empaquetarlos. De normal, solemos reutilizar los papeles de un año para otro o no acaban de convencernos los que están a la venta. No obstante, hacerlos desde casa es mucho más fácil y rápido de lo que se piensa. Solo hace falta un poco de ganas y mucha creatividad.

Estos son algunos ejemplos de envoltorios de regalo caseros que puedes hacer para pasar un buen rato:

Un atlas para los más viajeros

Atlas

Atlas Pinterest

Tan solo tienes que recortar planos o páginas de atlas que no uses y forrar los paquetes. Además, para darle un toque más vintage, puedes atarlo utilizando un cordón y un botón.

Con dibujos de niños

Niños

Niños Pinterest

Utiliza dibujos de niños hechos con rotuladores, ceras o pinturas y envuelve los regalos. Será una actividad muy divertida y creativa tanto para los niños como para los que vayan a empaquetar los regalos. Para hacerlos más bonitos, puedes añadir adornos como cintas, flores o lazos.

Escribe en Word e imprime

Word

Word Pinterest

Abre el Word en el ordenador y escribe en grande el nombre de la persona para quien va dirigido el regalo. Elige la tipografía que más te guste, imprímelo, recorta las letras y pégalas sobre una base lisa. Puedes hacer diferentes combinaciones, como el fondo oscuro y las letras claras o al revés.

Juega con las facciones de la cara

caras Pinterest

Este paquete de regalo tan divertido es muy fácil de hacer. Solo tienes que recortar ojos, bocas y cejas de rostros de revistas e ilustraciones que tengas por casa. Pégalas sobre papel de color blanco o marrón, según el toque que le quieras dar al regalo, en la disposición que más te guste. Juega con las facciones y crea caras divertidas y graciosas.

Sopa de letras

Sopa de letras

Sopa de letras Pinterest

Escribe en Word una sopa de letras o dibújala a mano sobre un lienzo en blanco. Puedes esconder palabras como el nombre de la persona a la que va dirigido el regalo u otras que sean especiales para esa persona. Rétala a que hasta que no encuentre todas las palabras escondidas en la sopa no podrá abrir el regalo. ¡Seguro que será toda una experiencia!