Después de la tremenda entrevista que Kiko Rivera concedió en "Domingo Deluxe" - hablando con más crudeza que nunca de Isabel Pantoja - las reacciones no se han hecho esperar. Isa P. ha cogido "el toro por los cuernos" y esta mañana ha reaparecido en "El programa de Ana Rosa". Muy dolida, la hija de la tonadillera ha confesado que "no me lo esperaba. La verdad es que lo pasé bastante mal. Sabía que iba a hablar del tema, obviamente, pero lo que vi no me lo esperaba".

"Solamente vi hasta mi parte y lo quité. Lo he pasado mal. Ha sido súper duro por el tono, no por lo que cuenta sino sobre todo por el tono que utiliza de burla", ha señalado una impresionada Isa tras ver algunos de los fragmentos de la entrevista, en la que Kiko la deja en una tesitura delicada al dirigirse a su madre con calificativos tan duros como "prepotente", "orgullosa", "interesada solo en el dinero", "egoísta". Isa ha asegurado que "en temas de papeleos que yo no sé, le puedo entender, pero en cuanto a cuestiones de cómo es ella a nivel familiar o cómo ha sido con nosotros como madre, hay cosas que cuenta que son verdad, cosas que no lo se... pero no es normal todo lo que ha hecho".

"Lo que ha contado de mí, el dolor para mí sigue siendo el mismo, incluso peor porque ahora sé que era consciente y no hizo nada", ha confesado la peruana después de escuchar a Kiko admitiendo cómo a su hermana la trataban como si fuese una persona "de segunda" en Cantora. "Lo que cuente es independiente que sea verdad o mentira. Lo que sé es que ayer vi a Kiko con mucha fuerza y en tono de burla y no me gustó, porque una cosa es el tema económico y otra cosa es cómo ha sido mi madre como madre". Sobre la tonadillera señala que "tiene mucho carácter, ha tenido fallos y ahora cada vez está más encerrada en su casa porque el problema que tiene es que no sabe superar las cosas. Le pasó con la muerte de Paco, con la cárcel, que no se podía hablar del tema. Su problema es que no las habla y eso es lo que le pasa. Y se va encerrando poco a poco".

Sin posicionarse a favor de la tonadillera o del Dj, Isa ha confesado que "me cuesta bastante empatizar ahora con ellos, porque desde pequeña cuando tenía un problema a mí nadie me ha ayudado ni me ha entendido. Ponerme en la piel de ninguno no puedo la verdad". Sin embargo, sí ha asegurado que "yo sé que no demandaría a mi madre pero tampoco si es verdad lo del dinero si le haría eso a un hijo". "Me duele la situación, aunque a mí se me ha puesto en un compromiso", ha añadido.

No ha tenido el mismo problema a la hora de hablar de Agustín Pantoja, sobre el que Isa ha confirmado que lo que contó el Dj sobre su tío era "verdad". "Cuando viene alguien que no le gusta se aparta, como yo. Si yo estoy, si nos cruzamos ni nos miramos y no pasa nada. Lo hemos normalizado. Como si no existiéramos el uno para el otro. Cada uno hace su vida. Ya estamos acostumbrados", ha desvelado.

Convencida, Isa cree que Agustín tomará medidas legales contra Kiko (aunque desconoce si tu tío vio la entrevista) y que la tonadillera estará "enfadadísima" por las declaraciones de su hijo: "Ya no es ni dolor. Ella nunca se hubiera imaginado esto, pero ha llegado a un punto que es increíble". "Una cosa es lo que he dicho yo, que no sentía cariño por parte de mi tío, que mi madre me avisó que si seguía hablando me podía demandar que no creo que lo hubiese hecho, y otra cosa es pasar la línea. Ahora han cambiado las cosas. No creo que haya diferencias entre mi hermano y yo. Creo que a Agustín le molesta que se hable de él, cualquier persona, y creo que le demandará", ha afirmado la peruana.

Acerca del mensaje de felicitación que Isabel Pantoja envió a su nieta Ana diciendo que su abuela "la que estaba muerta", había "resucitado", Isa piensa que "mi madre está desesperada por la situación y creo que mandó el mensaje sin querer. Luego se daría cuenta y envió los otros dos, pensando que Irene le pondría a la niña los otros dos mensajes".

A pesar que no querer hablar de las confesiones sobre ella y el trato que se le ha dado en Cantora que Kiko hizo en su entrevista, la colaboradora ha confesado que "le dije por favor que dejarse de hablar del tema porque me pone en uns situación dolorosa y vergonzosa para mí. Me está dejando en ridículo. Yo sé perfectamente como es mi madre". "Cuando yo dije que mi madre no le había querido llevar a un centro de desintoxicación, la que se lió. Kiko no habló conmigo durante 4 o 5 meses. Yo no voy a darle la espalda porque se que está mal", ha señalado, añadiendo muy dolida que "intento que lo que él dijo llevarlo por dentro yo sola porque es súper doloroso para mí".

Al borde de las lágrimas tras escuchar a su hermano confesando que en Cantora la insultaban y que incluso escuchó a su madre decir que le quería quitar los apellidos e incluso dejando caer que se arrepentía de su adopción, Isa ha desvelado que "yo eso no lo sabía. Yo he tenido peleas con mi madre. Se enfada y suelta lo primero que se le viene a la cabeza y a veces es hiriente, pero hasta ese punto...".

"Por eso apagué la tele porque no me creía que estuviese pasando esto. He sentido falta de cariño de ciertas personas, pero de parte de mi madre no. He tenido falta de confianza de no poder hablar de temas normales, pero nunca me he sentido inferior por cómo me han tratado. Siempre me ha tratado igual". Y, muy emocionada, ha salido en defensa de Isabel Pantoja: C"onsidero que cuando eres madre, aunque no sea buscado, el parir es algo casi involuntario. Pero adoptar a alguien es un acto de amor increíble. Hay un proceso. Mi madre lo adelantó, pero tienes momentos y oportunidades para no hacerlo, es un papeleo, es un hijo deseado".

Admitiendo que tras alguna discusión con su madre ésta le amenazó con quitarle los apellidos "en un momento de rabia como manera de decir que no quiero saber nada de tí, pero no por el hecho de ser adoptada", Isa ha expresado como en su familia no ha habido ciertos valores familiares como el hablar de ciertos temas, pero esto no va a cambiar. Así, y para sorpresa de todos, la joven ha confesado que por este motivo no piensa hablar con la tonadillera de la durísima entrevista de Kiko: "Lo que ha hecho es durísimo para mi madre. Pero ella no va a hablar de ese tema. No me va a decir nada y yo tampoco le voy a decir nada a ella. Todo lo que tengo es gracias a ella y eso está por encima de todo. Y no voy a sacarle el tema nunca".

Sin poder contener la emoción, la peruana ha confesado que no quiere estar sola, y con "sola" se refiere a sin el apoyo de su madre: "Necesito coger el teléfono y preguntarle a mi madre como está. Es la única persona que no me juzga. Es un problema. Es como que tengo orfandad. Tengo personas importantes para mí, pero mi madre es mi madre y está por encima de todo. Me peleo con ella porque no entiende mi modo de vida y chocamos mucho porque yo no me callo. Pero ella siempre a a estar ahi".

"Yo no podía vivir con la conciencia de que le pueda pasar algo por mi culpa. Yo voy a Cantora, estoy allí un día con mi hijo tan contenta y me vuelvo. Ella es feliz con eso, con que le lleve al niño. Y yo también. ¿Qué nos engañamos así? Si, pero yo vivo así mucho más feliz y más tranquila y eso nos llega", ha asegurado rota de dolor.

Por último, y confesando que no se posiciona entre su madre y su hermano "primero, porque los quiero a los dos y segundo, y porque en el fondo estoy aquí por mi madre y todo se lo debo a ella e ir en contra de eso es ser una desagradecida", ha querido defender así a la tonadillera: "Cantora es la única casa que queda del legado de Paco. La única que la ha mantenido es mi madre. Si Paco levantara la cabeza, nadie tenía campo para correr, nadie".