Marta Riesco ha reaparecido en 'El programa de Ana Rosa' tras su reciente y sorprendente reconciliación con Antonio David Flores y, lejos de estar en cierto modo molesta con su novio por haber celebrado su 47 cumpleaños en familia con Olga Moreno, sus hijos y su madre -en lugar de con ella- se ha mostrado "extremadamente contenta" tras un fin de semana "muy intenso" en el que por fin parecen haber sentado las bases de lo que será a partir de ahora su relación: "Nos llevamos muy bien. El triángulo ya se ha despejado", ha asegurado.

Y es que la periodista le pedía a su chico que le diese "su sitio" y normalizase de una vez por todas su historia de amor. Y dicho y hecho, ya que después de compartir una cena romántica el viernes, el sábado la pareja se dejaba ver de lo más cómplice por las calles de la capital, yendo a darse un masaje para celebrar por adelantado el cumpleaños de Antonio David, que poco después ponía rumbo a Málaga para soplar las velas con Olga y con sus hijos.

Tan sincera como de costumbre, Marta ha explicado las claves de su reconciliación, apuntando que durante su relación y su breve ruptura -"un tiempo loco" ha dicho- "hemos cometido fallos los dos". "Yo quería llevar una vida normal y me parecía que ya había pasado un tiempo prudencial para que nadie hiciese daño, sobre todo de su parte a su familia" ha revelado, confesando que el detonante de su crisis fue que "pasaron cosas y yo dije que no quería vivir escondida". "Yo también hice cosas mal, exponer las cosas sobre la mesa, decir ciertas cosas y romper con él en mi cumpleaños me jugó malas pasadas", ha reconocido.

"Me apetece vivir, viajar... Estoy enamorada, feliz y quiero hacer una vida lo más normal posible respetando a todas las partes" ha añadido, confesando que antes de su reconciliación ha habido "muchas conversaciones que se quedan en la intimidad". "Teníamos muchas cosas que aclarar y fue una cosa de los dos" ha contado, descubriendo qué condiciones han impuesto ambos para retomar su relación: "Yo le he dicho tu respeto me lo muestras haciendo una vida normal conmigo y yo el mío a tí cerrando el pico, que es lo q voy a hacer a partir de ahora".

Y es que aunque parezca mentira después de los titulares que ha dado tanto en 'Ana Rosa' como en 'Ya son las 8' en las últimas semanas, Marta ha anunciado que no volverá a hablar en un plató de su vida privada. "Me he equivocado con la exposición que he hecho de mi relación, me he excedido contando cosas que no tenía que haber contado. Por respeto a mi relación, a él, a su familia, a mí y a mi profesión hoy es la ultima vez que voy a hablar de mi relación con Antonio David", asegura.

"Veremos los pasos que se han dado sobre nuestra vida de pareja. Él me ha dicho que entiende lo que le he dicho - que no quiere que siga viviendo con Olga en Málaga - y supongo que el paso que en algún momento se dará es que se alquile un piso" ha revelado, admitiendo que ha sido la condición que le ha impuesto para retomar su noviazgo.

Un noviazgo que marcha viento en popa, por la que Marta ha vuelto a hablar de su futuro al lado de Antonio David. ¿Está él abierto a casarse y tener hijos? Sin confirmar ni desmentir, la reportera sí ha afirmado que es un tema que "él no descarta".

Tan bien está con el excolaborador tras su reconciliación que, apunta, no le crea ningún tipo de inseguridad que ahora esté en Málaga con Olga: "Absolutamente no. Lo único que me creaba malestar es que yo dijese lo enamorada que estoy y que él no lo hiciese o que estábamos en nuestra casa apartados... pero ahora que está todo bien, no me crea ningún tipo de inseguridad".

Por eso, y con una gran sonrisa, Marta ya se imagina en la próxima celebración familiar de cumpleaños de Antonio David, y, confiesa, le parecería "estupendo" que también estuviese su exmujer "si así lo consideran los dos". "Olga quiere muchísimo a Antonio David, tiene muy buena opinión de él y los hijos están felices de ver a estos padres juntos. Ojalá todas las separaciones fuesen así", ha añadido, sin entender la polémica que se ha creado porque su novio celebrase su cumpleaños con su exmujer.

"En todo momento me preguntó si me parecía bien que fuese Olga a su cumpleaños. Es una imagen que favorece a todos, es armonía, es una expareja que están muy bien. También lo hacen por sus hijos, es un padrazo y sus hijos son su prioridad y yo lo sé desde el momento 1" ha señalado, admitiendo que, "aunque me habría encantado estar, mis tiempos no son sus tiempos y en este momento hay que favorecer a los pequeños y demasiado bien está la situación para provocar una situación incómoda el día de su cumpleaños". "Hay que hacer las cosas con cabeza y con cariño" ha concluido.