Gente

Marina Yers se somete a un blanqueamiento en Tailandia que acaba en tragedia

La influencer decidió someterse a este tratamiento en Tailandia porque solo costaba 150 euros

La influencer Marina Yers tras realizarse un blanqueamiento en Tailandia.

La influencer Marina Yers tras realizarse un blanqueamiento en Tailandia. / Instagram

Marina Yers y la polémica siempre van de la mano. Sesde que en 2020 se viralizó un víde que compartio en el que aseguraba que el agua deshidrata, pasando por la defensa de no llevar mascarilla porque, según ella, llevaban larvas, hasta su supuesta conversión al Islam, entre otras controversias.

Ahora la influencer, que cuenta con más de 1.200.000 seguidores en Instagram, ha vuelto a dar de qué hablar con uno de sus últimos vídeos. En la publicación explica que, durante su viaje a Tailandia le pareció bien hacerse un blanqueamiento por su precio, ya que tan solo costaba 150 euros.

"Ojalá no haber hecho este puto viaje. Ojalá no haber ido a ese puto dentista. Para qué hago todo esto... El dolor no merece la pena. Lo que me duele...", comienza lamentando mientras no para de llorar y taparse la boca con claros signos de dolor.

"Todo empezó yendo a este centro comercial, que estaba lleno de dentistas. Miré mi sonrisa y pensé que tenía que cambiarla. Tailandia me parecía el lugar perfecto, porque aquí transforman a los hombres en mujeres muy bien. Por qué no iban a hacer lo mismo con mis dientes", razona.

La influencer Marina Yers.

La influencer Marina Yers. / Instagram

"Me había convencido la clínica porque parecía la mejor de todas. Vi el procedimiento, y aunque nunca lo había visto antes, me atreví porque quería que mi sonrisa brillara. Una sonrisa ejemplar por 150 euros, ¿Qué más se puede pedir? Cosa rara que veo, cosa rara que pruebo", continúa contando.

"Me empezaron a hacer la limpieza para posteriormente hacer el blanqueamiento. Fue extraño porque después de la limpieza, que no suele doler, ya me dolían un poco los dientes. El dentista me dijo 'los tienes muy sensibles ¿estás segura de que quieres continuar?', cuenta.

Marina Yers asegura que cuando le quedaban diez minutos de tratamiento tuvo que suplicar que pararan el blanqueamiento, mientras bramaba de dolor. Explica que en ese momento quedó satisfecha con el resultado, pero lo que todavía no sabía era el dolor insoportable que le esperaba después.

"Iba llorando, tapándome la boca, sintiendo dolores fuertes en cada uno de mis dientes. Yo me había hecho blanqueamientos con anterioridad, pero nunca he pasado por algo así. La influencer ha relatado que ha tenido que comprar bastantes medicamentos para que le aliviaran un poco el dolor, y que después de este tratamiento ha llegado incluso a ponerse un gel que te duerme completamente la boca.