Quien tiene o ha tenido gato alguna vez sabe que hay un comportamiento de estos animales de compañía que a más de uno le pone o le habrá puesto lo pelos de punta: su capacidad para mirar fijamente a la nada o a una pared durante horas. ¿Por qué lo hacen? ¿Son capaces los gatos de ver cosas que nosotros no vemos? ¿Han detectado un fantasma, un espíritu o una presencia que nosotros no podemos percibir?

Cierto es que los gatos pueden no sólo ver cosas que nosotros no vemos, sino también escuchar sonidos que escapan a nuestros oídos y sentir cosas que nosotros ni siquiera sospechamos. De ahí que los gatos sean capaces de mirar fijamente una pared durante horas o incluso fijar su vista en la nada durante unos minutos que a nosotros se nos hacen interminables. Están concentrados en algo que nosotros no vemos, no percibimos y, desde luego, que no llama en absoluto nuestra atención.

Y es que donde para nosotros no hay nada, para los gatos hay un estímulo que les lleva a una concentración extrema que es intrínseca a su naturaleza, totalmente instintiva para ellos y que relaciona de forma óptima sus sentidos, su cerebro y su cuerpo, algo que necesitan para dar equilibrio a su organismo.

Qué ven los gatos cuando miran fijamente. Pexels/Bekka Mongeau

Qué ven los gatos cuando miran fijamente

Es cierto que los gatos tienen una visión más amplia y aguda que la nuestra, que su oído también es mucho más preciso que el nuestro y que su olfato es infinítamente mas sensible que el humano, de ahí que puedan sentir cosas que a nosotros nos pasan por alto y que, aunque intentemos detectar, ni siquiera percibimos.

Te puede interesar:

Cuando miran fijamente a la nada, en realidad, están extremadamente concentrados en algo nimio para nosotros: una mota de polvo, un diminuto insecto... algo que observan con todos sus sentidos al unísono y que, para nosotros, es un comportamiento más parecido a ver un fantasma que a una reacción institiva, como realmente es.