Durante millones de años, el gato no sólo ha sido uno de los animales de compañía por excelencia sino también la encarnación de un ser perfecto o la personificación del mal o las supersticiones. No en vano, soñar con gatos es uno de los sueños más estudiados puesto que se trata de seres singulares a los que muchos les asignan cualidades místicas. Además, los gatos acumulan sobre si tradiciones populares que forman ya parte del acervo cultural de muchos pueblos. ¿Quién no ha oído hablar de mala suerte cuando se nos cruza un gato negro? ¿O quién no ha visto una película o leído un libro en el que la bruja malvada tiene de compinche a un gato?

Los gatos son animales elegantes y misteriosos a los que tradicionalmente se ha atribuido propiedades extrasensoriales y que se han convertido en símbolos de buena o mala suerte en función de cada cultura. De ahí la enorme carga mística que acarrea el hecho de soñar con gatos, unos animales que, según la tradición popular, representan la pasiones y las emociones ocultas cuando aparecen en los sueños.

No obstante, las interpretaciones de estas vivencias oníricas pueden ser muchas según la acción que refleje cada sueño pero, en líneas generales, soñar con gatos es símbolo de buena suerte, éxito y prosperidad, y está íntimamente relacionado con el dinero y el amor.

Soñar con gatos: qué significa

De manera genérica, soñar con gatos puede interpretarse como:

  • prosperidad económica o su inversa: escasez de dinero
  • cuestiones amorosas en las que también se incluye la infidelidad
  • independencia y libertad
  • relaciones sociales, ya sean buenas o malas

Así, soñar con gatos tiene por lo general una doble vertiente que incide en la parte positiva o negativa de un mismo asunto. Todo dependerá de las sensaciones que nos lleguen durante el sueño y de las acciones que se desarrollen en estas experiencias oníricas.

Cuando en el sueño los gatos tienen buena salud y se encuentran en buen estado, todo va bien en principio; no así si están enfermos o deslustrados.

En lo que se refiere al dinero, soñar con gatos tiene diferentes significados según lo que hagan los felinos. Si juegan contigo, indica éxito y prosperidad profesional; si los acaricias, se interpreta como la llegada de una suma importante de dinero; pero si los gatos huyen o te atacan, ojo porque entonces señalaría problemas laborales.

Soñar con gatos tiene varios significados: te los contamos. Pexels/Dương Nhân

Estos gestos también pueden interpretarse en relación con los contactos sociales. Si al soñar con gatos estos te atacan, entonces significa que eres una persona con muchos prejuicios y que deberías ser más tolerante; si los acaricias, indica un exceso de confianza o que tu estado general es de tranquilidad.

Soñar con gatos también puede enviarnos referencias con respecto al amor o la seducción, puesto que soñar con felinos se relaciona con la vida sentimental. En este caso, si sueñas que acaricias a un gato refleja tu pasión por alguien y, si le das de comer, se interpreta como infidelidad. Sin embargo, si sueñas con las huellas de un gato significa que alguien trata de harcerte daños y, si sueñas que un gato intenta entrar en tu casa, es que alguien quiere quitarte algo; si el felino entra en la vivienda, se interpreta como que puedes perder mucho de lo que tienes.