Si hay un gato enano, ese es el gato Munchkin, una raza de gatos con las patas más cortas de lo normal que apareció hace apenas 40 años debido a la selección natural y que, aún hoy, genera mucha controversia en el mundo felino. Y es que en algunos lugares, como en Reino Unido, el gato Munchkin ni siquiera se reconoce como raza por parte de la principal asociación británica de amigos de los gatos.

El gato Munchkin es el equivalente al perro salchicha, puesto que sus ejemplares tienen las patas extremadamente cortas y la columna vertebral muy larga. El Munchkin actual surgió por una mutación genética natural, aunque desde principios del siglo XX se tenía constancia de las existencia de felinos con patas muy cortas en Inglaterra y, posteriormente, en Rusia. Sin embargo, estos gatos acabaron por no perdurar y prácticamente desde la II Guerra Mundial se les perdió el rastro. No fue hasta 1983 que el gato Munchkin se descubrió en el estado de Nueva York, en Estados Unidos.

Cómo son los gatos Munchkin

Es un gato de pequeño tamaño; de hecho, su peso medio es apenas de 3 kilos (el macho pesa entre 3 y 4 kilos, mientras que el peso de la hembra oscila entre los 2 y 3 kilos), y con dos grupos de ejemplares bien diferenciados en función de la longitud de su pelo, ya que hay gatos Munchkin de pelo corto y largo.

Tienen el cuerpo grueso y el pecho redondeado y, debido a sus cortas patas, sus movimientos son muy similares a los de un hurón. Pueden ser de cualquier color y sus ojos son almendrados. Su estatura oscila entre los 15 y los 25 centímetros en los ejemplares más altos.

El gato Munchkin.

Respecto a su personalidad, el gato Munchkin es dulce y extrovertido, con una curiosidad innata y unas enormes ganas de jugar, incluso cuando ya es adulto. Gusta mucho de la compañía y se presta incluso a que le enseñen a llevar y traer cosas y obedecer determinadas órdenes.

El gato Munchkin es un felino longevo, puesto que su esperanza de vida, pese a su pequeño tamaño, es de 15 años aproximadamente. Su alimentación no difiere de la de cualquier otro gato, puesto que también es carnívoro y puede alimentarse a base de pienso.