Una de las molestias de tener un perro en un piso o una vivienda que no disponga de jardín o espacio al aire libre es tener que sacarlo varias veces al día para que haga sus necesidades. Y otra, común a todos los hogares, estén donde estén y tengan el tamaño que tengan, son los ladridos.

El ladrido de un perro es algo inherente al propio animal y, aunque nos moleste, es necesario aprender a convivir con él porque es imposible evitarlo. No obstante, has de saber que un perro no ladrará de manera constante a no ser que necesite expresar alguna emoción. Así, los canes sólo suelen ladrar por varios motivos:

  • Estrés
  • Alegría
  • Aburrimiento
  • Frustración
  • Alerta
  • Posesión

Si no estás dispuesto a convivir con un animal que ladre pero no quieres renunciar a tener un perro, te damos la solución: puedes optar por un can que no ladre. ¿Es posible? Sí, es posible porque hay una raza de perros que no ladra. De hecho, no sólo no ladra, sino que ni siquiera emite el típico sonido que se asocia al ladrido: en su lugar, se comunica mediante una especie de risa que hay que interpretar como su peculiar forma de expresarse y comunicarse.

Basenji, la raza de perros que no ladra. Pexels/Cottonbro

Basenji, la raza de perros que no ladra

La raza de perros que no ladra es el Basenji, un can con poco temperamento y un aparato de fonación diferente al resto de los perros, de ahí sus particulares no ladridos. El Basenji tiene las cuerdas vocales más estrechas y finas que los otros canes, de ahí que el sonido que emite sea tan singular.

Pero, pese a lo novedoso que pueda sonar eso de que es una raza de perros que no ladra, algo que parece sacado de un manual de eliminación de molestias entre vecinos, lo cierto es que el Basenji es una de las tres razas de perro más antiguas que se conocen. Es decir, que su ausencia de ladrido o sus particulares sonidos no son nada nuevo. De hecho, se cree que su origen podría ser diferente incluso al del resto de razas de canes domésticos, en su mayoría procedentes del lobo.

A pesar de ello, lo cierto es que no es habitual ver perros Basenji en España, tal vez porque de entre todas las razas que empiezan a verse en las calles españolas y que antes no eran tan comunes, los Basenji, que proceden originalmente del este de África, son los que menos aceptación han encontrado hasta ahora. Y eso que no ladran y tienen poco temperamento. Tal vez porque, como en todo, tener un perro u otro es también una cuestión de modas para muchos.