Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Usan fármacos de inmunoterapia para detectar las células tumorales

La investigación, liderada por la doctora Cristina Rodríguez- Antona, busca que el sistema inmune reconozca y elimine las células cancerosas sin dañar las sanas

Usan fármacos de inmunoterapia para detectar las células tumorales

Usan fármacos de inmunoterapia para detectar las células tumorales

   La inmunoterapia se ha consolidado como una técnica eficaz para abordar muchos tipos de tumores, pero no todos los pacientes responden de forma satisfactoria a este tratamiento. Precisamente, esta es la base sobre la que se sustenta el estudio que lidera la doctora Cristina Rodríguez-Antona, investigadora del Grupo de Cáncer Endocrino Hereditario del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), y que desarrolla junto con un equipo multidisciplinar compuesto por ocho profesionales. El proyecto cuenta con el respaldo de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), cuya sede provincial en Las Palmas decidió aportar 20.000 euros extra de su fondo para la investigación a este trabajo, en su convocatoria de Ideas Semilla.

“Nuestra investigación se centra en entender la variabilidad que existe en la respuesta a la inmunoterapia y en potenciar su acción antitumoral, a través de la inhibición de un mecanismo de control de calidad de los ARN mensajeros”, detalla Rodríguez-Antona.

Según explica la doctora en Ciencias Químicas, esta clase de terapia oncológica puede incluir distintos tipos de medicamentos. Un ejemplo lo ponen los inhibidores de los puntos de control inmunitario, que son los que se están empleando en este estudio. “Los puntos de control del sistema inmune evitan que las respuestas inmunitarias sean fuertes e impiden el ataque a las células sanas, pero también, en algunos casos, la destrucción de las cancerosas. Los inhibidores de estos puntos de control consiguen vencer esta barrera y activar la capacidad del sistema inmune para reconocer y eliminar las células tumorales”, señala la investigadora.  

   Teniendo en cuenta esto y la propuesta que analiza el grupo, ¿cómo sería posible aumentar la eficacia de la inmunoterapia? En realidad, lo que se pretende lograr a través de esta estrategia es que las células neoplásicas se vuelvan más visibles. “Al inhibir este mecanismo de control de calidad de los ARN mensajeros, aumenta la cantidad de proteínas mutadas que presentan los tumores. Esto hace que las células cancerosas sean aún más visibles para el sistema inmunitario y que pueda luchar mejor contra la enfermedad”, precisa la experta.

Lo cierto es que la agrupación aún se encuentra trabajando en la parte preliminar de este proyecto, que comenzó a dar los primeros pasos en septiembre. Hasta el momento, se ha procedido a combinar la inmunoterapia con el mecanismo descrito en modelos animales –ratones– para averiguar si se produce el efecto esperado. “Ya hemos conseguido desarrollar toda la parte inicial para poner a punto estos experimentos y empezar a trabajar en los modelos in vivo. Además, estamos iniciando un análisis sobre las alteraciones que este mecanismo puede presentar en los distintos tipos de tumores”, apunta.

Y es que otro de los grandes retos que se han marcado los científicos pasa por elaborar “un mapa molecular” de las variaciones que muestran los cánceres, con el fin de determinar si podrían convertirse en marcadores predictivos de respuesta al tratamiento con inmunoterapia. “Esto nos ayudaría también a reconocer qué pacientes podrían ser más o menos sensibles a la inmunoterapia, pues, a día de hoy, hay mucha variabilidad que no se puede explicar. También, sería posible personalizar las terapias”, agrega la especialista.

A juicio de la doctora, este tratamiento es una de las estrategias más prometedoras para combatir las neoplasias. Su principal ventaja radica en que es el propio sistema inmunitario el que lucha contra las células tumorales, por lo que es fundamental que pueda recurrir a él un mayor número de afectados por patologías oncológicas. “Hay tumores que muestran mayor sensibilidad –como el melanoma o el cáncer de pulmón, por ejemplo– y hay otros para los que no está demostrando beneficios –cáncer de páncreas o el hepatocarcinoma, entre otros–. Por eso, hay que conseguir que los tipos de tumores resistentes se vuelvan sensibles, que los que sí responden puedan producir efectos positivos en la evolución de todos los pacientes y que no desarrollen resistencia con el paso del tiempo”, apostilla la integrante del CNIO.  

   Consciente de la importancia que tiene invertir en el desarrollo de proyectos de investigación, Rodríguez-Antona se muestra muy satisfecha con la ayuda recibida. “Estamos muy contentos con el apoyo que nos ha brindado la AECC porque conseguir respaldo económico para realizar investigaciones en España es una tarea complicada. Ahora estamos viviendo la pandemia de coronavirus, pero el cáncer o las enfermedades cardiovasculares siguen matando a muchísima gente todos los años, por lo que es imprescindible invertir en ciencia para poder frenar estas muertes”, subraya la profesional.

No obstante, los investigadores no descartan acceder a otras vías de financiación para poder aunar conocimientos aún más sólidos, si no es posible cumplir los objetivos antes de septiembre de 2022, cuando finalizará el plazo previsto en la concesión.  

Un impulso a la Ciencia

Cada año, las juntas provinciales de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) aportan el 18% de sus ingresos a la investigación. Adicionalmente, el pasado ejercicio anual, la AECC en Las Palmas aprobó una partida extra de 20.000 euros para respaldar la idea semilla de la doctora Cristina Rodríguez-Antona. “La inmunoterapia es un tratamiento novedoso que está dando muy buenos resultados y nos gustó mucho el estudio que proponía la doctora”, explica Alejandro del Pino, gerente de la citada institución en la provincia de Las Palmas. Según indica el profesional, se trata de la primera vez que la asociación provincial subvenciona directamente un estudio de Ideas Semilla, una convocatoria de ayudas que nació en 2017. “Estamos ante investigaciones primarias muy importantes, que esperamos que prosperen con el paso de los años”, apunta. | Y.M. 

Compartir el artículo

stats