Investigadores italianos han confirmado los resultados del estudio coordinado por el investigador de Granada Jan Tesarik, encargado de relacionar la carencia de antioxidantes con la infertilidad masculina y de demostrar que esa condición se puede revertir con los tratamientos adecuados.

Un estudio de Tesarik, director de la clínica MarGEN Granada, relacionó ocho de cada diez casos de infertilidad y subfertilidad masculina con el estrés oxidativo, una condición que afecta a la formación de espermatozoides normales y que puede deberse a cuestiones ambientales, estilos de vida, abuso de alcohol o una mala alimentación, entre otros factores.

Un grupo de científicos italianos ha partido de los datos de Tesarik y ha confirmado que esa carencia de antioxidantes se puede compensar con el uso complementario y exógeno de otros como el mioinositol, el ácido fólico, el selenio y o la betaina.

El estrés oxidativo se desarrolla cuando la producción de los antioxidantes naturales se ve perturbada por varias condiciones clínicas y, sobre todo, por un impacto de diferentes factores medioambientales y de estilo de vida, según un comunicado de MarGEN.

Tesarik ya demostró que la carencia de los antioxidantes naturales se podía compensar con un tratamiento oral con medicamentos adecuados, la misma línea de trabajo propuesta ahora por el equipo italiano.

"La fórmula más adecuada para cada hombre se tiene que determinar a partir de un análisis exhaustivo de diferentes parámetros del semen", ha añadido Tesarik, que ha incidido en que cada caso necesita una combinación de medicamentos diferente.