La dieta mediterránea es uno de nuestros pilares alimenticios a la hora de ayudarnos a consumir un menú saludable. Este patrón de comidas aporta la cantidad diaria recomendada de nutrientes a nuestro organismo, grasas vegetales, fibra...

Es importante lograr un equilibrio y compaginarlo con ejercicio semanal. También debemos ser conscientes de que no a todo el mundo le sienta bien la dieta mediterránea, ya que cada uno aprovecha de distinta manera las sustancias positivas de ciertos alimentos y pueden perder eficacia en individuos concretos según su metabolismo y perfil genético.

En esta ocasión vamos a hacer hincapié en un alimento rico en vitaminas y muy bajo en calorías. Hablamos de las espinacas. Sus propiedades son por todos conocidas, este producto es alto en vitamina A. Una sola porción aporta más de la mitad recomendada y un 15% de la vitamina C diaria recomendada. Otra de las características que convierten a las espinacas en un superalimento es su aporte de ácido fólico, magnesio y hierro.

Además, su consumo procura calcio, fósforo, clorofila, oligoelementos y fibra.

Beneficios de tomar espinacas

Al tener tan pocas calorías, las espinacas también son ideales para ayudarte a perder peso. Son altamente nutritivas y entre sus múltimples beneficios se incluyen los siguientes:

- Fortalecen los huesos: La vitamina K -junto con el calcio y el magnesio- ayuda a retener el calcio para una correcta mineralización ósea

- Altos valores nutritivos:

- Calorías: 23

- Agua: 91%

- Proteínas: 2,9%

- Carbohidratos: 3,6 g (principalmente fibra)

- Azúcar: 0,4 g

- Fibra: 2,2 g

- Grasas: 0,4 g de los cuales

- Saturada: 0,06 g

- Monoinsaturada: 0,01 g

- Poliinsaturada: 0,17 g

- Omega 3: 0,14 g

- Omega 6: 0,03 g

- Grasas trans: 0

- Reducen la presión arterial: Según algunos estudios, los nitratos presentes en las espinacas generan óxido nítrico que dilata las arterias ayudando así a mantener a raya la hipertensión

- Favorecen la salud ocular: Previene enfermedades de la vista como las cataratas y la degeneración macular. Sus antioxidantes, luteína y zeaxantina combaten el daño provocado por la luz del sol en los ojos.

- Mejoran la actividad cerebral: El potasio, el caroteno y los flavonoides son los encargados de proporcinar beneficios neurológicos. Tomar hasta tres raciones diarias de esta hortaliza retrasa el deterioro mental hasta un 40%, según un estudio estadounidense.

- Ayudan con los problemas digestivos: Consumir espinacas protege la mucosa del estómago y calma la acidez y el ardor. Su alto contenido en hierro y calcio mejora el malestar causado por la gastritis y las úlceras.

- Tonifican los músculos: Son los nitratos los encargados de fortalecer los músculos.

- Aliadas de la piel y el pelo: La vitamina A ayuda a mantener una piel sana y con buen aspecto al protegernos de los efectos de los rayos solares. Existen remedios caseros para crear una mascarilla nutritiva.