Con la llegada del otoño los ritmos naturales del cuerpo de ralentizan. La horas de sol disminuyen y la frenética actividad de la primavera y el verano da paso a un momento de mayor sosiego e inactividad. Aunque no lo parezca, los biorritmos naturales del cuerpo se percatan de este cambio de hábitos. Hace más frío, cada vez pasamos menos tiempo al aire libre y la meteorología invita a quedarse en casa con una manta. Este impasse tiene sus consecuencias en el día a día. La reducción de la actividad diaria puede favorecer la acumulación de líquidos.

El cuerpo humano se compone principalmente de agua y, en muchas ocasiones, el estrés, la vida sedentaria o una mala alimentación provocan retenciones de líquidos que dan la sensación de pesadumbre e hinchazón. Los nutricionistas aconsejan beber más agua durante el día para desbloquear esta retención y estimular el sistema renal. Es aquí donde entran en juego algunos alimentos que podrían suponer una ayuda extra para deshincharte. Algunas verduras tienen un alto valor diurético. Están cargadas de vitaminas y minerales y ayudan, como la fruta, a prevenir la deshidratación y carencias de elementos esenciales.

La falta de actividad produce hinchazón y retención de líquidos

Existen infusiones a base té que pueden ayudar a perder kilos, estimular el metabolismo y aumentar la diuresis y por tanto acabar con la retención de líquidos. Sin embargo, ese poder estimulante de la teína, al igual que el café con la cafeína, puede tener consecuencias no deseadas en algunas personas especialmente sensibles a este tipo de sustancias. Quienes quieran evitar esos efectos secundarios como insomnio, nerviosismo y hasta incluso en algunos casos cierta irascibilidad pueden encontrar otras soluciones en varias infusiones o remedios caseros.

Una de estas infusiones con gran poder diurético es el perejil. Sí. Esas ramitas verdes que casi todos tenemos en casa sirven para mucho más que para hacer salsa verde o darle un toque de frescos a la cocina "rico, rico".

Las infusiones de perejil ayudan a perder peso y evitan la retención de líquidos

El perejil tiene grandísimas propiedades. Su consumo tanto en forma de infusión como crudo reporta grandes beneficios. Para evitar la retención de líquidos, y por tanto, ayudar a orinar y a la función de los riñones, es recomendable tomarse un vaso de infusión de esta hierba antes de la comida principal del día.

¿Cómo preparar la infusión de perejil para evitar la retención de líquidos?

El proceso es muy sencillo. Pon a hervir un cazo con agua y ramillete de perejil. No hace falta que sea mucho. Con un ramillete pequeño es suficiente. Lleva a ebullición el agua y mantén a fuego lento unos minutos. A continuación, deja enfriar y tómatelo. Se puede añadir edulcorante o azúcar según gustos. La infusión puede tomarse templada o fría.

Propiedades del perejil

Esta hierba esta cargada de vitamina C, y por tanto ayudará a la absorción de hierro para aquellos que tengan anemia. También es rica en vitamina A y vitamina K. Ésta última resulta esencial para básica para regular la coagulación de la sangre. Estas propiedades convierten al perejil en un potente antioxidante, un antiinflamatorio y un buen anticoagulante