Cada año se producen en España más de 400.000 partos, la mayoría de los cuales no presentan ningún factor de riesgo que pueda derivar en complicaciones para las mujeres ni para sus bebés. Sin embargo, según la OMS, en las últimas dos décadas se ha producido un aumento considerable en la aplicación de diversas prácticas que alteran el proceso fisiológico del parto, con el fin de mejorar los resultados tanto para las mujeres como para los bebés.

“El embarazo normal no es una enfermedad. A una mujer embarazada no hay que curarle de nada. El parto es un proceso fisiológico de resolución del embarazo para obtener una madre y un bebé sanos”, explica el doctor José Enrique Martín, jefe del servicio de Ginecología Obstetricia de Quirónsalud Valencia.

Además, la OMS advierte que el mayor uso de intervenciones en el trabajo de parto sin indicaciones claras continúa ampliando la brecha sanitaria en cuanto a la equidad entre entornos con muchos recursos y aquellos con pocos recursos. De este modo, el doctor Martín señala que “el parto se ha convertido en un proceso médico de alta tecnología que casi siempre ocurre en paritorios de grandes hospitales, con un equipo sanitario multidisciplinar compuesto por obstetra, matrona, anestesista, pediatra...”.

Esta situación ha provocado que se altere el proceso natural del parto a través de intervenciones innecesarias que provocan un incremento del número de partos por cesárea -por encima del estándar de calidad-, instrumentados, episiotomías y una pérdida del nivel de satisfacción de las mujeres embarazadas y sus parejas, debido a una sensación de pérdida de control.

¿Qué es un parto respetado?

Se entiende como un parto respetado, o humanizado, aquel en el que la mujer elige la forma en la que transcurre el mismo. De este modo, se intenta generar un espacio cálido y familiar, en el que la mujer y el bebé sean los protagonistas. 

El servicio de parto respetado se inicia ya durante el embarazo. ED

“Un parto es respetado cuando la mujer embarazada siente que ha podido elegir la forma en que el parto transcurre. Esto le proporciona una sensación de seguridad y la confianza de que todo va a salir bien, así como más fuerza para superar cualquier tipo de dificultad posterior”, apunta el doctor Martín. Así pues, el doctor subraya que debe existir un alto grado de complicidad con los profesionales que atienden el parto, siendo estos respetuosos con la fisiología de la mujer embarazada.

El objetivo final, por lo tanto, es evitar intervenciones innecesarias que pongan en riesgo el desarrollo natural del nacimiento. “No es fácil dejar transcurrir el parto por sus derroteros fisiológicos, pero es perfectamente posible conseguir que, durante el proceso del parto, se reduzcan el número de intervenciones médicas a aquellas que sean verdaderamente necesarias para mantener la seguridad de la madre y el feto en el ámbito asistencial”, confiesa el jefe del servicio de Ginecología Obstetricia de Quirónsalud Valencia.

“Los conceptos de parto natural o mínimamente intervenido, el respeto a los tiempos del parto y los deseos de la mujer o permitir que el parto ocurra en un ambiente natural y no medicalizado no son arcaicos ni retrógrados, todo lo contrario. Son conceptos de obstetricia moderna basados en la evidencia científica y que se aplican con éxito en los países más desarrollados”, expone el doctor José Enrique Martín.

Cómo garantizar un parto natural y respetado

El servicio de parto respetado se inicia ya en el embarazo. Durante este proceso, el obstetra debe realizar una valoración continua del embarazo para poder asignar un nivel de riesgo adecuado en cada momento. De este modo, la madre y su familia pueden decidir -junto con el asesoramiento del profesional- dónde conducir el parto y el nivel de supervisión necesario.

“Independientemente del punto de acceso de la mujer embarazada a la atención sanitaria, un seguimiento del embarazo basado en la evidencia científica y una atención al parto basada en el respeto a las decisiones de la mujer en este proceso fisiológico, son condiciones esenciales” afirma el doctor Martín.

De este modo, un programa de parto respetado y mínimamente intervenido debería proporcionar en cada momento del parto las condiciones adecuadas para que este se desarrolle de forma fisiológica y espontánea. Al mismo tiempo, “los profesionales deben ser capaces de detectar si hay algún problema o complicación para informar e intervenir de la mejor manera”, apunta el doctor.

En este sentido, la Unidad de la Familia del Hospital Quirónsalud Valencia ofrece una atención especializada en partos respetados, con el objetivo de ofrecer una amplia diversidad de partos para que la mujer decida la forma de dar a luz que más se adapte a sus preferencias. 

El propósito de la Unidad de Atención al Parto es naturalizar y humanizar el momento de dar a luz, así como la atención neonatal precoz, intentando hacer muy partícipes tanto a la madre como a la pareja y evitar cualquier intervencionismo innecesario dentro de las medidas de seguridad adecuadas.

Todas las actuaciones de sus profesionales van dirigidas al bienestar de la madre y del recién nacido. Con ese fin, los profesionales dialogan con la madre la manera con la que desea llevar a cabo su parto para actuar según sus deseos y decisiones durante todo el proceso, siempre y cuando no haya ninguna contraindicación médica.

El momento del parto

Durante el parto, la mujer estará acompañada por la persona de su elección, podrá utilizar su propia ropa o poner música suave. Además, si la seguridad del parto lo permite, también podrá tomar alimentos y moverse por la habitación, adoptando la postura que le sea más cómoda. Para ello, existen camas multiposición específicas para la dilatación y el parto.

Para el alivio del dolor, la madre puede elegir entre diversas opciones, como la analgesia epidural, intravenosa o inhalatoria, así como otras alternativas no farmacológicas (bañera, balones, duchas…). Del mismo modo, no se administrarán enemas, no se rasurará el periné y tampoco se romperá la bolsa de las aguas de forma rutinaria. 

Se debe favorecer la micción espontánea, evitando el sondaje vesical, si es posible”, señala el doctor Martín. Así pues, el control del bienestar fetal se llevará a cabo mediante la detección de los latidos del corazón fetal, ya sea de forma continua o intermitente según el nivel de riesgo. Los pujos deberán ser espontáneos, si las condiciones del parto lo permiten.

Una vez producido el nacimiento, el recién nacido se mantendrá en contacto piel con piel con la madre. Además, la reanimación básica y la identificación del bebé tienen lugar en la propia habitación, con la madre presente. “En todos los recién nacidos se recomienda realizar prevención de enfermedad hemorrágica y de la infección ocular, con el consentimiento de la madre”. Por otro lado, la sección del cordón umbilical se realizará de forma tardía, asegurándose de que el cordón haya dejado de latir.

El recién nacido se mantiene piel con piel con la madre tras el nacimiento. ED

Por último, el jefe del servicio de Ginecología Obstetricia de Quirónsalud Valencia subraya que “hay que apoyar la lactancia materna, proporcionando el soporte necesario para conseguir una lactancia efectiva, así como información y asesoramiento ante los problemas más frecuentes del puerperio y los motivos de alarma”.

En este sentido, el Hospital Quirónsalud Valencia es el único centro español distinguido por la prestigiosa Asociación Internacional de Consultores de Lactancia e IBCLCE por su excelencia en el cuidado y la divulgación de la lactancia materna.

Esta unidad ofrece sus servicios durante el embarazo para evaluar y proporcionar información acerca de cómo iniciar correctamente la lactancia materna. Además, es la encargada de la asistencia a la familia tras el parto para ayudarles a alcanzar una lactancia correcta, proporcionando información exacta y continuando hasta que el bebé finalice su etapa lactante.

Beneficios del parto respetado para la madre y el bebé

El parto respetado, o humanizado, se caracteriza por respetar los deseos de la mujer durante el transcurso del mismo. Con todo, esta forma de proceder conlleva diferentes beneficios para la madre, el bebé y la familia:

- El personal crea un entorno de respeto y tranquilidad que permiten a la mujer sentirse “empoderada” como protagonista y la incentiva a confiar en su cuerpo y su capacidad natural de dar a luz.

- Al reducirse el nivel de intervención, se realizan menos cesáreas, menor número de partos instrumentados con fórceps y ventosas.

- También se reduce el número de sangrados postparto y el daño perineal, incluyendo desgarros y/o episiotomías.

- El periodo de recuperación es mucho más rápido.

- El bebé tiene una mejor oxigenación general y cerebral.

- Hay una estimulación de los sentidos del bebé durante su paso por el canal del parto.

El mejor hospital para dar a luz en Valencia

El Hospital Quirónsalud Valencia cuenta con todos los servicios necesarios para las mujeres con deseo gestacional y para las propias gestantes. Por ello, diferentes unidades están dedicadas a esta época tan especial: la Unidad de Reproducción Asistida, para aquellas mujeres que requieran un estudio y/o un tratamiento de fertilidad; la Unidad de Diagnóstico Prenatal, para el seguimiento del embarazo con ecógrafos de alta resolución los ginecólogos, los pediatras y las matronas trabajan en equipo para ofrecer un parto respetado, natural y humanizado. Todos estos servicios se encuentran coordinados por la Unidad de la Familia, cuyo objetivo es cuidar no solo de la salud de la madre y su bebé si no también de todo su entorno familiar.

La Unidad de Atención al Parto de Quirónsalud Valencia está formada por un grupo de profesionales de prestigio que trabajan de forma coordinada, bajo unos criterios homogéneos, por la salud y el bienestar de la mujer, la familia y su bebé. Esta unidad, que cuenta también con una UCI neonatal y pediátrica de puertas abiertas para favorecer que los progenitores se impliquen en sus cuidados desde un primer momento, practica por encima de todo el parto humanizado y ofrece la posibilidad de un parto personalizado por convencimiento de todo el personal.

Además, el hospital también dispone de otras especialidades para tratar a pacientes con enfermedades de base o complicaciones que requieren de un equipo multidisciplinar, así como anestesología, medicina interna, UCI de adultos o hematología, entre otras.

Las instalaciones más completas, al servicio de la futura madre

El Hospital Quirónsalud Valencia cuenta con una moderna Unidad de Parto con todos los elementos necesarios para humanizar el momento de dar a luz, incluida una bañera para la dilatación. En este sentido, se ha demostrado que la dilatación en agua caliente es un buen método natural para reducir el dolor del parto.

Interior del paritorio del Hospital Quirónsalud Valencia. ED

En esta unidad, la madre puede llevar a cabo todo el proceso de dilatación y el parto acompañada por su pareja o la persona que ella elija sin separarse del bebé, con tal de favorecer el contacto piel con piel del neonato con la madre, así como la lactancia materna.

Para ello, el hospital cuenta con instalaciones de primer nivel: 8 consultas de Ginecología/Obstetricia, una unidad de trabajo de parto y recuperación, una unidad de trabajo de parto Premium con bañera, un quirófano de cesáreas, urgencias obstétricas -activas todos los días del año, durante las 24 horas-, 4 camas de cuidados intensivos neonatales, 4 camas de cuidados intensivos pediátricos, 9 camas de cuidados intensivos para adultos, una Unidad de Fertilidad y Reproducción Asistida y una Unidad de Diagnóstico Prenatal.

Conoce las instalaciones de Quirónsalud Valencia.

Consulta las respuestas del Doctor José Enrique Martín. en el encuentro digital que mantuvo con nuestros lectores 

El pasado, 10 de diciembre de 2021, el Doctor José Enrique Martín, Jefe de Ginecología y Obstetricia del Hospital Quirónsalud de Valencia participó en encuentro digital con los lectores de Levante-EMV para resolver todas sus dudas sobre el parto respetado.