22 de abril de 2019
22.04.2019
Cyberdiario

Mucho más que escuchar música

Las enormes ventas durante las últimas navidades de altavoces inteligentes han dejado claro que este tipo de dispositivos se han puesto de moda. Sus enormes funcionalidades y su inacabable potencial abren el camino a muchas otras industrias

22.04.2019 | 04:15
Mucho más que escuchar música

Desde hace ya algunos meses estamos probando varios modelos de altavoces inteligentes, y el resultado está siendo tan satisfactorio que, cuando toca quedarte sin ellos, no puedes más que echarlos de menos. Y mucho.

Quizás lo primero que habría que explicar es qué puede hacer un altavoz inteligente. Y lo cierto es que pueden hacer casi de todo. En el uso diario, para lo que más los hemos utilizado ha sido para escuchar música. Al fin y al cabo, por muy inteligentes que sean, no dejan de ser altavoces. En ese aspecto destaca –y mucho– el HomePod de Apple, que es el que mejor calidad de sonido ofrece.
El otro gran uso que se le da a este tipo de dispositivos es el de usarlo como gran enciclopedia sabelotodo. En este sentido, tanto los modelos echo de Amazon como los de Google Home o el ya mencionado HomePod funcionan exactamente igual. Da igual si les pides la lista de los reyes godos, el tiempo que hará en Tegucigalpa o el nombre de la perrita de Kim Kardashian. Todos tienen respuesta. ¡E incluso hacen de traductor! Y esto no solo es educativo, sino también divertido. Ni os imagináis cómo se dice gamba en albanés...

Pero sin duda el uso más interesante de un altavoz inteligente, y el que ofrece un mayor potencial de cara al futuro, es el de centro de control del hogar inteligente. Y es que aquí empieza todo. Desde uno de estos altavoces se pueden encender las luces de toda la casa, se pueden activar alarmas y sensores de movimiento, regular la temperatura de los radiadores, controlar el aire acondicionado, encender y apagar cámaras de videovigilancia... La lista es inacabable.

Pero como todo en esta vida, la perfección no existe. Las tres plataformas existentes –Google Home, Amazon Alexa y Siri de Apple– son incompatibles entre ellas, por lo que todos los accesorios necesarios para convertir nuestras anodinas casas en hogares inteligentes deberán ser específicos para el altavoz que hayamos decicido comprar. Y es que, sin esos accesorios extra, no hay casa inteligente, por mucho que nuestro altavoz sí lo sea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook