El ácido hipocloroso es un desinfectante natural que surge de la combinación de ánodos y cátodos en agua con cloruro de sodio. Son una alternativa más saludable y menos corrosiva a los desinfectantes químicos, pero garantizan el mismo resultado.