La Guardia Civil, en coordinación de Europol y las autoridades policiales de Croacia, Italia, Montenegro, Países Bajos, Portugal, Serbia y Eslovenia, han desarticulado un grupo criminal asentado en los Balcanes dedicado a introducir grandes cantidades de cocaína en Europa por vía marítima.