Durante una inmersión organizada para la recogida de muestras de laminarias frente a la playa de Liméns (Cangas), al poco de lanzarse al agua se produjo lo que definen como un encuentro "cautivador". Tenían delante una medusa descomunal. Creen que se trata de la especie "Cyanea capillata", conocida popularmente como "Melena de León".