Casi cuatro décadas separan las imágenes que Google ha unido para permitirnos viajar en el tiempo y, a vista de satélite, recordar cómo era y observar cómo ha cambiado la Comunitat Valenciana