La techno-rumba de Camela aterrizó este sábado en el Auditorio Julio Iglesias de Benidorm como un torbellino con su gira '25+1' que celebra su aniversario. La añoranza de aquellos tiempos felices en los que la música Camela alegraba los viajes por carretera con el 'cassette' a todo volumen protagonizó el concierto del grupo (convertido en dúo tras la salida del teclista) que arrasó en los 90 pese al ninguneo de la crítica musical.

Tan nostálgico era el ambiente festivo del lugar que a gran parte del público se le olvidó la pandemia de coronavirus que desde 2020 azota al planeta, Benidorm incluido. Mientras las canciones se sucedían, los asistentes se fueron retirando las mascarillas, abandonando el asiento para disfrutar del concierto bastante ajenos a las restricciones que el gobierno de la Generalitat Valenciana impone a este tipo de eventos masivos.

En una entrevista concedida a Levante-EMV con motivo de su concierto en la ciudad de Valencia celebrado unos días antes al de Alicante, Dionisio Martín Lobato, cantante del dúo, consideraba que, hasta el momento, "el público de Camela se está portado chapó. Están respetando las medidas porque es lo que hay ahora mismo. Igual no es el concierto que les gustaría ver, pero es que eso es mejor que nada".

El Dioni y Mari Ángeles, vocalistas de Camela, entonaron sus grandes éxitos en la ciudad cuyo alcalde es el actual líder provincial del Partido Popular en Alicante, Toni Pérez. Precisamente, el presidente de la Diputación de Alicante y del PPCV, Carlos Mazón, acusó a la Generalitat de "consumar la muerte del verano" con las últimas medidas adoptadas que han entrado en vigor hoy, unas restricciones que el responsable provincial considera "desproporcionadas".