Antonio ha salido a la puerta de su casa alertado por las sirenas de la policía. Varios coches recorrían la urbanización a toda prisa avisando a los vecinos y sacándolos de casa puerta por puerta. Los agentes usaban los equipos de sonido para avisar “les habla la Guardia Civil, por seguridad abandonen las viviendas”. En el momento en que ya se dirigía a su coche para irse su vecina le ha tranquilizado: “Antonio, que es un simulacro”.