La antigua ciudad de Pompeya, que quedó sepultada tras la explosión del volcán Vesubio en el año 79 d.C., ha vuelto a mostrarnos un nuevo tesoro que revoluciona el conocimiento que teníamos hasta el momento de la civilización romana. Un equipo de investigadores del que forma parte el valenciano Llorenç Alapont, profesor universitario, arqueólogo y antropólogo forense, ha hallado el que podría ser el vino conservado más antiguo del mundo y que está analizando los laboratorios de la Universitat de València.

Ver noticia completa