Quién no se imagina adentrándose en aguas transparentes, de un color turquesa digno de una isla de Grecia... Un instante de desconexión y frescor que pueden encontrar en España sin necesidad de tener que coger un avión -y sus correspondientes enlaces- para aterrizar en Santorini, Creta o Andros.