Los agentes han acordonado la zona a las seis de la mañana y, pese a los esfuerzos de los activistas por parar el desahucio, Carlos y Noelia se han quedado en la calle sin siquiera poder sacar sus cosas